El Procurador General de Colombia, Alejandro Ordóñez Maldonado, visitó el Restaurante Boulevard de Queens de la misma manera que lo hizo el expresidente Alvaro Uribe Vélez en abril de año pasado: sonriente, estrechando la mano de sus compatriotas, dando abrazos y repartiendo empanadas. La mayoría de los 150 colombianos que acudieron a saludarlo no se quedaron cortos en los elogios. “Hoy tenemos aquí a dos verracos”, dijo Wilson Bedoya refiriéndose al Procurador Ordóñez y a Zoilo Nieto, ex candidato del Partido Conservador por una curul en el Congreso en representación de los colombianos en el exterior.

“Le entrego la placa al ‘Tesón Colombiano’ por no dejarse untar de mermelada… encontrar a un político colombiano honesto es muy difícil”, dijo Nieto, educador y empresario del área metropolitana de Nueva York. Al lado de Ordóñez y de Nieto se hallaban los senadores demócratas José Peralta y Adriano Espaillat, quienes se unieron a los elogios: “Usted es un centinela de la paz en Colombia”, dijo el senador Espaillat.

El educador y empresario Zoilo Nieto entregándole la placa "Tesón Colombiao" al Procurador Ordóñez.

El educador y empresario Zoilo Nieto, a la izquierda, entregándole la placa «Tesón Colombiano» al Procurador Ordóñez.

El acto social comenzó con los himnos de Colombia y de los Estados Unidos interpretados por Stephanie Garay, además de las oraciones de Adolfo Sánchez, presidente del Centro Cívico Colombiano, quien dijo: “Hay intereses malsanos y mucha codicia en Colombia. Los colombianos en el exterior oramos por las víctimas de la violencia y por una paz sin impunidad”. Amen.

Nunca antes un procurador de Colombia había visitado a la comunidad de Nueva York. El Procurador Ordóñez también visitó Miami, Washington y Nueva Jersey, como si estuviera de campaña política. Con su voz ronca explicó cuál es la tarea de la Procuraduría en Colombia: “Es el ministerio del pueblo que creó el Libertador Simón Bolívar desde 1819. Es sociedad y es estado y busca proteger el derecho colectivo del patrimonio público. Lo más importante es su misión disciplinaria, puede suspender o destituir a los empleados públicos, intervenir en procesos judiciales y además tiene una función preventiva”.

A Ordóñez no le alcanzó el tiempo para responder qué implicaciones tuvo el hecho de que despidió al Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y luego fue restituido por orden de la corte. Tampoco escuchó la queja contra la Cancillería de Colombia que no quiere revelar los contratos que firmó la ex cónsul general Elsa Gladys Cifuentes antes de ser sancionada de su cargo y abandonar Nueva York para escribir un libro religioso a la carrera. Tampoco supimos, de boca del Contralor Ordóñez, quién pagó por este viaje a varias ciudades de los Estados Unidos.

“Yo tengo el poder de la zanahoria y el garrote en Colombia”, dijo sonriente el Procurador Ordóñez. “En un país en donde prevalece la corrupción, yo soy como el prefecto de disciplina de los empleados públicos”, dijo el Procurador Ordóñez.

El Procurador Ordóñez saludando a sus compatriotas en el Restaurante Boulevard de Jackson Heights, Queens. Fotos Javier Castaño

El Procurador Ordóñez, a la izquierda, saludando a sus compatriotas en el Restaurante Boulevard de Jackson Heights, Queens, el pasado sábado 28 de febrero. Fotos Javier Castaño

Dijo que le ha tocado bailar con la más fea y que por eso lo señalan sin razón como enemigo de la paz. Que busca la paz sin impunidad para que sea duradera y la participación de los Estados Unidos en los Diálogos de Paz en La Habana le parece oportuna y adecuada “porque se discutirán temas como los carteles de la droga, el delito político, la entrega de armas y el lavado de los activos de la guerrilla de las Farc, el primer grupo económico del país”. La mayoría de los asistentes gritaron y aplaudieron de la dicha.

Amy Vélez le preguntó el Procurador Ordóñez el papel de los paramilitares en Colombia y por qué de los 30,000 falsos positivos, sólo 120 casos se han atendido en las cortes. “Haga su trabajo”, le dijo Vélez. “He destituido a más de 200 militares por los falsos positivos”, respondió el Procurador Ordóñez.

Sobre los 5 millones de colombianos que hay en el exterior, “sólo 1,200 han acudido a nuestros consulados a contar sus historias de víctimas de la violencia… algo muy importante dentro de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras”. Este próximo mes de junio vence el plazo para registrarse en los consulados como víctima de la violencia en Colombia.

Sobre la pérdida de la segunda curul de los colombianos en el exterior, dijo que es solo un proyecto de ley, que faltan cuatro debates y que la decisión está en los congresistas colombianos.

 

Desde la izquierda, el Procurador Ordóñez, el senador demócrata José Peralta y Zoilo Nieto.

Desde la izquierda, el Procurador Ordóñez, el senador demócrata José Peralta y Zoilo Nieto.

Yvette Vergara, ex maestra de Barranquilla, se quejó de haber sido desplazada de la violencia y ahora el gobierno de Colombia la acusa de abandonar el cargo. Una viuda, que no se identificó, dijo que lleva casi tres años esperando la pensión que le corresponde después de muerto su marido. “Mándenme datos por correo electrónico que yo les atiendo sus quejas”, fue la respuesta del Procurador Ordóñez, muy al estilo del expresidentes Uribe.

Sobre el TLC y sus nefastas consecuencias en los hogares, los obreros y los campesinos colombianos, se limitó a decir que “eso ya es un hecho”. Añadió que había que defender los valores de la familia. Sobre la propuesta del expresidentes César Gaviria de implementar un perdón total a todos los involucrados en la violencia, el Procurador Ordóñez dijo que a nadie se le puede otorgar la impunidad, que a los militares «no los pueden sacrificar otra vez» y que es una propuesta insostenible porque es como “un bombombum envenenado”.

Javier Castaño