El concejal Francisco Moya no es un digno representante del distrito 21 del Concejo de Nueva York que comprende Corona, Jackson Heights y Lefrak City, en Queens. Nuestro voto es por Ingrid Gómez, quien tiene la capacidad y el deseo de impulsar la vida de la gran mayoría de latinos que viven en esa zona. Moya no merece el voto de la comunidad latina y estas son las razones:

Fue impuesto por un arreglo entre el gobernador Andrew Cuomo y el Working Family Party con el fin de que este partido no dejara de existir. Por muchos años Moya fue el niño consentido del ex congresista Joseph Crowley, quien fue desbancado por Alexandria Ocasio-Cortez. Es el único sobreviviente de esa maquinaria retrógrada y mañosa que montó Crowley hace muchos años. Moya nunca ha luchado por la comunidad latina, excepto por los estadios de fútbol que son su pasión y favorecen a sus amigotes de finca raíz.

Durante la pandemia Moya brilló por su ausencia. Hace unos días subió a las redes sociales una fotografía suya repartiendo comida, para decir que ha protegido a los trabajadores esenciales. Nada más lejos de la verdad.

Pero Moya, quien ha sido asambleísta y es concejal, ya hizo el daño. Si pierde estas elecciones es muy seguro que consiga un buen trabajo en el mundo corporativo al cual representa como político. Allá lejos estará mejor.

Las elecciones primarias son el próximo martes 22 de junio y alentamos a los latinos a votar por Ingrid Gómez. Merece la op[ortunidad de demostrar que puede representar a los latinos en estos tiempos pandémicos.