El agua, la buena alimentación, el ejercicio y mantener la calma ayudan a su sistema digestivo.

Lo mejor para tener un buen sistema digestivo es beber mucha agua, comer mejor, evitar azúcares y alcohol, hacer ejercicio y tomar la vida con calma, despacito… En este proceso intervienen la boca, la faringe, el esófago, el estómago y los intestinos, con ayuda del hígado, el páncreas y la vesícula.

Siga estos consejos:

1- Beber suficiente agua

Nuestro cuerpo está compuesto por agua en más de dos terceras partes. Es necesaria para todos los procesos internos, incluyendo la digestión.

2- Una dieta balanceada

Tres de cada cinco personas sufren de trastornos digestivos de diversa índole. Esto se debe en gran parte a una mala alimentación. Coma de manera variada y balanceada: proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas.

3- Respetar los horarios

Además de comer balanceadamente, es importante respetar los horarios para no  interrumpir el largo proceso de la digestión. Coma poco varias veces en lugar de llenarse demasiado una sola vez.

4- Comer lento y masticar mucho

Es otra práctica que debe incorporarse como parte de la rutina de alimentación. Masticar varias veces la comida facilita el trabajo del resto del aparato digestivo. Al recibir pedazos más pequeños de comida, será más sencilla su descomposición.

5- Aumente fibras a la dieta

La fibra es el mejor aliado del sistema digestivo porque alimenta las bacterias que digieren los alimentos y soluciona en buena medida los problemas de estreñimiento. Además, produce sensación de saciedad sin engordar.

6- Evite azúcares y grasas saturadas

Todo en exceso es nocivo para la salud. El azúcar refinado es difícil de procesar y no aporta ningún nutriente al cuerpo. Lo mismo sucede con las grasas saturadas presentes en los alimentos fritos.

7- Realizar actividad física

El ejercicio físico es bueno para todo y es fundamental para el buen funcionamiento del sistema digestivo. Mantiene en actividad los intestinos, ayuda a descomponer los alimentos, absorbe los nutrientes y las fibras y facilita la defecación.

8- Evitar el estrés y la ansiedad

El estrés y la ansiedad crónica son los principales enemigos del hombre y una de las principales causas de enfermedades graves. El estrés desgasta todos los órganos del cuerpo, incluyendo el cerebro.

9- Limita el alcohol y picantes

El jugo gástrico del estómago está compuesto por ácido clorhídrico y pepsinas, que son enzimas que se activan con este jugo ácido y ayudan a descomponer el bolo alimenticio. Es la digestión. Si se introducen alimentos muy irritantes, hay una explosión ácida que se llamada acidez estomacal.

10- Mantener buenos hábitos de higiene

La higiene de los alimentos previene enfermedades por bacterias o virus que luego afectarán el funcionamiento de todo el cuerpo. También es importante cuidar la salud bucal.

Milena Wetto/Lifeder