Alrededor de 70 colombianos protestaron frente al Consulado de Colombia en Nueva York por la eminente pérdida de una de las dos curules en representación de la diáspora. Portaron banderas con el tricolor colombiano, exhibieron pancartas y gritaron exigiendo respeto del gobierno colombiano. “¿Qué queremos”, gritaban los colombianos al unísono y respondía en grupo: “La segunda curul y no a la doble tributación”.

“Somos cinco millones de colombianos que vivimos en el exterior y enviamos 5,000 millones de dólares al año en remesas… merecemos respeto porque nosotros también tenemos capacidad de decisión”, dijo Jesús Tous, uno de los organizadores. “Seguiremos la lucha, en enero estaremos reuniéndonos con los presidentes de los partidos políticos en Colombia y estamos planeando no enviar remesas a Colombia durante una semana en señal de protesta”. La doble tributación es un doble impuesto que deberán pagar los ricos que vivan en el exterior y tienen propiedades en Colombia.

Tous también dijo que al gobierno colombiano no le importa la fuga de cerebros, tampoco dialoga con la diáspora y nos engañan. “Vamos a recoger 20,000 firmas en el exterior para enviárselas al presidente Santos”, dijo Tous antes de marchar en círculo frente a la sede del Consulado de Colombia en la calle 46 de Manhattan.

A la marcha acudieron colombianos de varios partidos políticos colombianos, tanto de izquierda como de derecha y religiosos, pero simplemente se identificaron como colombianos. La protesta se produjo la misma semana que salió despedida la cónsul Elsa Gladys Cifuentes y que se posesionó la nueva cónsul María Isabel Nieto. Al final de la demostración, una comitiva integrada por Carlos Plaza, Marta Valencia, Mauricio Duarte y Claudia Cujar le entregó a la cónsul Nieto la copia de un manifiesto de exigencias que fue leído en plena calle.

“La cónsul fue muy amable y nos dijo que le enviaría copia al presidente Santos”, dijo Plaza. “Estamos tristes porque somos desplazados, nuestro dinero se usa para pagar contratos corruptos en el consulado y ahora nos quieren meter la mano al bolsillo con más impuestos”, añadió Plaza.

Jorge Correa, de 60 años y con 35 años viviendo en Nueva York, se paró con un cartel frente a la puerta rotativa del consulado para repetir la frase “amo a Colombia, exijo mis derechos y quiero que me escuchen”. A su lado estaba Jennifer Cuasquer, quien nació hace 22 años en Nueva York y dijo: “Si algún día regreso a Colombia, quiero que me respeten mis derechos, mi representación, porque yo si sé lo que realmente pasa en Colombia”.

Jennifer Cuasquer, nacida en Nueva York y de origen colombiano, frente al consulado de Colombia en Nueva York.

Jennifer Cuasquer, nacida en Nueva York y de origen colombiano, frente al consulado de Colombia en Nueva York.

Gabriel Chávez dijo que en Colombia no hay oportunidades para los científicos como él, ni tampoco para quienes desean desarrollar la tecnología. Patricia de la Cuadra dijo que la clase política colombiana tiene en el abandono a la diáspora y el presidente Santos “debe aprender a respetar nuestros derechos”.

Brand Bedoya, de chaqueta, y Gabriel Chávez envuelto en la bandera colombiana, protestando frente al consulado de Colombia en Nueva York. Fotos Javier Castaño

Brand Bedoya, de chaqueta, y Gabriel Chávez envuelto en la bandera colombiana, protestando frente al consulado de Colombia en Nueva York. Fotos Javier Castaño

Algunos de los ataques iban dirigidos al representante Jaime Buenahora, a quien culparon de orquestar la eliminación de la segunda curul mediante patrañas políticas con el presidente Santos. Este viernes el congresista Buenahora, del Partido de la U, planea explicar su proceder político en el restaurante Boulevard de Jackson Heights, Queens. John Moreno, su ex jefe de campaña política en Nueva York, estuvo en la sede del consulado, pero se esfumó en la calle tan pronto comenzó la demostración.

“Los políticos colombianos nos ven como ciudadanos de segunda clase y en Colombia están cambiando las leyes con el fin de afectar negativamente a los colombianos en el exterior e inclusive para evitar ir a la cárcel por corrupción”, dijo Zoilo Nieto, ex candidato al Congreso de Colombia en representación de la diáspora. “Estoy aquí para apoyar la protesta porque estoy indignado”.

Zoilo Nieto con altoparlante en mano protestando la pérdida de la segunda curul.

Zoilo Nieto con altoparlante en mano protestando la pérdida de la segunda curul.

Jorge Muñoz, también ex candidato por una de las dos curules de la diáspora, habló del trabajo que se está haciendo en Colombia para mantener la segunda curul y de la necesidad de “organizarnos como comunidad para luchar por nuestros derechos”.

Orlando Arango dijo que los colombianos en el exterior “estamos heridos” y ese es el significado del cartel con el pasaporte y dos curas manchadas de sangre. “Es indignante lo que están haciendo con nosotros”, dijo Brand Bedoya. “Que nos devuelvan la curul”, dijo Berta Rosales.

“Estrenamos la doble curul y de inmediato no la quitaron los políticos corruptos y amañados”, dijo Mauricio Duarte. Martha Valencia dijo que la clase política colombiana “nos está callando la voz” y Hugo Cartagena añadió que “esta ha sido una demostración histórica que ayudará al fortalecimiento de la comunidad colombiana en el exterior”.

Víctor Lucumí, quien alentó a sus compatriotas con el altoparlante, no dejó de gritar consignas exigiendo “respeto” por los colombianos en el exterior.

Javier Castaño