Desde la izquierda,Elizabeth Crowley, Costa Constantinides y Alicia Hyndman. Fotos Javier Castaño

Los latinos, el tema de inmigración y la problemática de la Avenida Roosevelt fueron los ausentes del primer debate de candidatos a la presidencia de Queens. El debate fue organizado por el club político East Elmhurst Corona Democrats (EECD) que preside Hiram Monserrate.

La cita fue el miércoles de esta semana en la Iglesia First Baptist Church de Astoria Boulevard y la calle 100 de Corona. Acudieron alrededor de 100 personas, en especial de la comunidad negra y árabe. “Invitamos a los latinos, pero no es fácil que acudan a este tipo de reuniones”, dijo Liliana Melo, de EECD. Tanto Monserrate como Melo son líderes de distrito del Partido Demócrata de Queens.

Tampoco se hizo presente el concejal Jimmy Van Bramer, quien manifestó su aspiración a ocupar la silla que dejará la actual presidenta Melinda Katz en caso de ganar su candidatura demócrata a la fiscalía de Queens. Entonces habrán elecciones especiales a comienzos del próximo año.

Asistieron al debate la ex concejal Elizabeth Crowley, quien llegó tarde al evento, el concejal Costa Constantinides y la asambleísta Alicia Hyndman. Todos residentes de Queens y respondieron preguntas de la audiencia relacionadas a educación, vivienda, desamparados e impuestos, entre otros temas.

Hiram Monserrate, al fondo, agradeciendo a los asistentes su participación en este debate político. Foto Javier Castaño

“Tenemos que pelear para mejorar el transporte público de esta ciudad que es muy costoso y debemos construir vivienda a bajo precio para la clase media, además de proteger nuestro sistema de aguas y medio ambiente”, dijo Constantinides. “Hay 10 refugios para desamparados en esta área y son demasiados”.

Para la asambleísta Hyndman la vivienda es demasiado costosa en Queens y el crimen está surgiendo fuera de control. “Nuestros niños no está recibiendo la educación que merecen, las escuelas están muy sobrepobladas y necesitamos que mejoren los servicios en este sector de la ciudad de Nueva York”.

“Los impuestos a la propiedad son demasiado altos en Queens”, dijo Crowley. “Les puedo hablar de Rikers Island y de la construcción en el Aeropuerto LaGuardia, pero prefiero decirles que todas las decisiones que tomaré, si soy presidenta de Queens, voy a consultarlas primero con la comunidad”.

Los candidatos también hablaron de la importancia de poner más recursos y dinero en las instituciones culturales de Queens.

Javier Castaño