Unidad Táctica de Patrullaje Fronterizo (BORTAC) en acción, que llega a Nueva York.

Para arrestar más indocumentados, el presidente Trump está enviando tropas a ciudades santuario como Nueva York. Son militares entrenados en la frontera para detectar y arrestar inmigrantes que quieren buscar una vida mejor en los Estados Unidos.

Se trata del grupo militar conocido como Unidad Táctica de Patrullaje Fronterizo (BORTAC) y asistirá a los agentes de Inmigración (ICE) en ciudades como Los Angeles, San Francisco, Boston, Newark y New Orleans. Así lo informó Lawrence Payne, vocero de Inmigración.

Los agentes de esta unidad, creada en 1984, han recibido entrenamiento en manejo de granadas para aturdir al adversario y certificación como francotiradores. Son 100 agentes que comenzarán a desplazarse esta semana y hasta el próximo mes de mayo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el alcalde de esta ciudad, Bill de Blasio, han enfrentado al presidente Trump y a la Oficina de Seguridad Nacional por este tipo de ataques contra inmigrantes que han calificado como racistas.

En Nueva York se prohíbe que la policía entregue información personal sobre los inmigrantes que han sido arrestados por delitos menores. Tampoco pueden ingresar a las cortes a arrestar inmigrantes sin documentos.

Este enfrentamiento adquiere más importancia porque en Nueva York los indocumentados pueden ahora obtener licencias de conducir y se espera que participen en el Censo 2020. El presidente Trump ha tratado infructuosamente de impedir que esto suceda y busca la manera de acceder a la información privada de los inmigrantes que obtienen licencias o llenan el formulario del censo.

“Enviar personal militar de ataque SWAT a grandes ciudades es un desastre”, dijo el alcalde de Blasio. “No tendremos más seguridad, sino una medida de desespero para tratar que el presidente Trump sea reelegido”.

La Oficina para Asuntos del Inmigrante de la alcaldía de Nueva York (MOIA) dijo que quienes necesiten ayuda pueden llamar en español al 311 y decir ‘ActionNYC’. También pueden llamar al 1-800-354-0365.

Bitta Mostofi, comisionada de MOIA, dijo que cualquier inmigrante que confronte a un agente de inmigración tiene el derecho de quedarse callado y que los agentes “no pueden ingresar a su vivienda sin una orden de la corte”.

“ICE utilizará agentes de la frontera para responder a los desafíos que tenemos en las ciudades santuario en donde se protege a los indocumentados”, dijo Matthew T. Albence, director interino de ICE.

Organizaciones como la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos han condenado esta decisión de la administración del presidente Trump.