Barbara Guzmán Balbuena al lado de algunas pinturas, su pasión. Foto Danny Mendoza

A esta mujer le ha tocado reinvertarse varias veces, como inmigrante y como mujer. “En una etapa de mi vida me sentía muy sola y me dediqué a criar a mis nietos. Pude graduar a cuatro de la universidad”, dijo Barbara Guzmán Balbuena de 82 años de edad.

La señora Guzman vive en Queens hace 7 años. “Desde 1965 venía a visitar a mis padres, pero en el 2012 decidí pasar mi vejez aquí”. Dijo que se sintió muy sola después que falleció su esposo hace 22 años. Tuvo dos hijas, quienes le dieron cinco nietos y los nietos le han dado siete bisnietos. En la actualidad vive en Queens con una de sus hijas y dos nietos.

“Mis hijas venían desde pequeñas y les gustaba mucho Nueva York”, dijo la señora Guzmán, quien vivió en Nueva York de 1965 a 1971. Todo cambió cuando su esposo decidió que regresaban a Latinoamérica.

La señora Guzmán recuerda que hace muchos años su esposo le preguntó por qué no tomaba clases de pintura y en 1994 decidió tomar clases de pintura, una de sus grandes pasiones. No se arrepiente. Desde muy pequeña también le gustaba la costura y la pintura, aunque se dedicó a ser ama de casa y criar a sus hijas y nietos. “La costura me gustaba mucho por mis hijas. Les hacía vestidos”.

Desde que vive en Nueva York asiste con frecuencia al centro para adultos Comfort Adult Day Care de Corona, en donde ha hecho amistades. “Me he sentido tan bien en comfort que nunca me quiero ir”, dijo la señora Guzmán con su rostro sonriente.

“Soy diabética desde hace 30 años y no dejo de tomarme las pastillas”, dijo la señora Guzman. Trata de no consumir mucho azúcar y de ir con frecuencia a las citas médicas. También sufre de presión alta.

La señora Guzmán se siente joven de corazón y dijo que disfruta mucho con sus compañeros del centro Comfort.  “Me siento como en familia y mis compañeros y compañeras son muy respetuosos”.

Danny Mendoza