El karma es una manera de asegurarte que aprendes a asumir la responsabilidad de tus actos. El karma te entrega las consecuencias de tus decisiones. Es el mecanismo mediante el cual aprendes y evolucionas. Su significado es rueda o círculo porque avanza, se transforma, evoluciona.

Hay signos específicos que nos revelan y ayudan a identificar una conexión kármica. El primero es una atracción intensa e innegable hacia una persona a primera vista. Este inmenso encanto es seguido por un período de luna de miel de felicidad, deleite y apego. Después, la intensidad de la emoción y la conexión con esa persona se mantendrá, aunque la mayoría de las veces, es muy difícil de manejar. Estas relaciones se reconocen por lo desafiantes, complicadas y frustrantes. No es un karma fácil de entender y controlar porque hay pasión.

Tu familia también es tu karma. Tu alma escoge la familia antes de nacer. Los lazos familiares que son muy difíciles, pueden ser la consecuencia de sentimientos o situaciones no resueltas en vidas anteriores y te diste otra oportunidad para resolverlos.

Esos sentimientos estarán allí para ofrecerte las lecciones que tu alma necesita aprender. Nuestra alma decidió que debemos aprender los unos de los otros, pero muchas veces rechazamos las oportunidades familiares nos ofrece la vida para el crecimiento y la transmutación del karma.

A lo mejor eres de los que dicen, “podemos escoger a los amigos pero no a la familia”. Con el karma es el caso contrario puesto que tu alma escoge a la familia. Los amigos los escogemos de acuerdo a nuestra personalidad.

Tu salud es tu karma. Cuando decidiste encarnar, escogiste tu familia, seleccionaste los retos con los que te ibas a encontrar y también tu misión. Todo lo necesario para la evolución de tu alma. Si escogiste una familia con la predisposición a una enfermedad determinada, ese reto es tu karma.

Si somos conscientes, notaremos que los mismos problemas se seguirán presentando en múltiples oportunidades en la misma relación o en una diferente. El insulto, por ejemplo, generalmente es parte de la misma lesión una y otra vez. Te repites y aprendes y creces o te repites y no aprendes nada.

Ya sea que necesitemos aprender lo que es el amor propio, autoestima, humildad, empoderamiento o liberar lo que ya no nos sirve. Desbloquear lo que dolió y nos atormenta. Seguiremos siendo forzados a vivir y sobrevivir relaciones que nos colocaran pruebas hasta que hayamos aprendido la lección que debemos aprender acerca de nosotros mismos. Conoce e identifica tu karma.