El presidente de EE.UU., Joe Biden, quiere que los mayores de 16 años se vacuen y faltan 80 millones de personas.

Ante el aumento de casos de Coronavirus en los Estados Unidos, el presidente Joe Biden cambió de tono. “Los empleados federales y los contratistas deben vacunarse”. Anteriormente tenían la opción de presentar una prueba negativa de esta pandemia.

Millones de empleados de salud, obreros y sindicalizados que trabajan en empresas con más de 100 empleados, también deben vacunarse o presentar una prueba negativa cada semana.

Conforme a la administración del presidente Biden, esta medida afecta a 100 millones de estadounidenses, las dos terceras partes de la fuerza laboral. El primer mandatario también anunció que tomará otras medidas urgentes con e fin de frenar las variantes del Coronavirus que están ocasionando una grave crisis hospitalaria en algunos estados de la nación.

El plan del presidente Biden se fundamenta en seis puntos: requerimiento de vacunación, mayor acceso a las vacunas, mantener las escuelas libres del virus, aumentar las pruebas y el uso de tapabocas, contribuir a la recuperación económica y mejorar los tratamientos del Covid-19 y sus variantes.

“Esta es una pandemia de los que no se han vacunado y la vacuna es gratis, segura y efectiva”, dijo el presidente Biden. El mensaje está dirigido a los 80 millones de estadounidenses que deben y no se han vacunado.

El aumento de los casos de la variante Delta está retrasando la recuperación de la economía: los empleados no quieren regresar a trabajar por temor al contagio y los consumidores no quieren gastar por temor a la incertidumbre.

Esta tendencia se refleja en menos visitas a los restaurantes y menos viajeros en avión por temor a compartir espacios cerrados. La popularidad del presidente Biden también se ha reducido.

“Estamos en un período muy difícil”, dijo el presidente Biden. “Tenemos las herramientas para derrotar este virus y juntos podemos lograrlo”.

Algunos legisladores han dicho que las nuevas medidas del presidente Biden son “anticonstitucionales” y que está “abusando de su poder”.

Además, muchos estados no tienen restricciones y esto contribuye a la propagación del Covid-19.

En la actualidad, más de 100.000 personas se contagian cada día con la variante Delta en esta nación. En algunos estados del sur las salas de emergencia están atiborradas y las camas se están agotando. En estados como Luisiana, Alabama y Misisipi donde el porcentaje de vacunados es inferior.

El 53,3% de las personas que residen en los Estados Unidos se han vacunado por completo y el 62,4% son mayores de 12 años, de acuerdo al Centro de Control de Enfermedades (CDC).

OTRAS MEDIDAS

La Administración de Comida y Droga (FDA) autorizó el pasado 23 de agosto la vacuna de Pfizer-BioNTech para mayores de 16 años y esto abre la posibilidad para que la inmunización sea obligatoria en la población. Además, el CDC recomendó en julio de este año que la gente debe seguir vistiendo tapabocas en lugares cerrados. Más de 400 universidades requieren que sus estudiantes estén vacunados para poder asistir a clases presenciales.

En la ciudad de Nueva York, todo el personal de las escuelas públicas debe tener al menos una vacuna el 27 de septiembre sin la opción de presentar una prueba negativa cada semana. Organizaciones sindicales se oponen a esta medida y sólo aprueban el uso de tapabocas para quienes no están vacunados. Han amenazado con demandar a la ciudad.

En esa ciudad, trabajadores de restaurantes, gimnasios, teatros y otros establecimientos cerrados, están obligados a vestir tapabocas. A partir del 13 de septiembre, estos establecimientos deben exigir la prueba de vacunación a sus clientes o pueden ser multados. El alcalde Bill de Blasio ha manifestado que no quiere multar a los dueños de pequeños negocios que han sufrido debido a esta pandemia.

El alcalde de Blasio también ordenó que todos los empleados de la ciudad, más de 300 mil, deben de regresar a sus trabajos sin la opción del trabajo híbrido, es decir, por Internet y de manera presencial. Estos empleados deben estar vacunados o mostrar una prueba semanal que son negativos. El uso de tapabocas en espacios cerrados no es opcional, es mandatorio. La distancia social es requerida cuando se interactúa con el público.

“El trabajo presencial de nuestros empleados contribuirá a la recuperación de la ciudad de Nueva York”, dijo el alcalde de Blasio.

En esta ciudad han muerto casi 34.000 personas debido al Coronavirus.