La Iglesia Católica está tratando de reducir el abuso sexual de los sacerdotes en el mundo.

Pecado original. El papa Francisco admitió este febrero que curas y obispos abusan sexualmente de monjas. El pontífice habló de este tema en el avión de regreso a Italia desde Emiratos Árabes Unidos ante el requerimiento de una periodista.

«Hubo curas y también obispos que hicieron eso», dijo el Papa, que nunca antes había tratado este tema pero lo consideró de actualidad en la Iglesia.

A su parecer, este fenómeno es posible encontrarlo «en todas partes», pero está más presente en «algunas congregaciones nuevas y en algunas regiones».

El suplemento femenino del diario vaticano L’Osservatore Romano dedicó su número de febrero al caso de los abusos sexuales y de poder a las religiosas. Su directora, Lucetta Scaraffia, pidió a la Iglesia no ignorar esta situación de opresión hacia la mujer.

El pontífice además aseveró que este problema sigue vigente: «Yo creo que todavía se hace. No es que se acabe cuando te das cuenta. La cosa sigue adelante así».

«Hemos estado trabajando durante mucho tiempo sobre este asunto. Hemos suspendido a varios clérigos que han sido despedidos por esta causa», señaló Francisco, sin mencionar nombres ni países.

«No sé si el proceso (canónico) ha terminado, pero también hemos disuelto algunas congregaciones religiosas femeninas que han estado muy vinculadas a esta corrupción», añadió y señaló que la Iglesia no puede refugiarse en la negación

«¡¿Tenemos que hacer algo más? Sí. ¿Tenemos la voluntad de hacerlo? Sí!», dijo el sumo pontífice.

Recientemente, el papa Francisco convocó a los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo, del 21 al 24 de febrero de 2019, al Vaticano para hablar de la prevención de los abusos a menores.