La ciudad de Nueva York solo recibió 12 pulgadas de nieve, muy por debajo de lo esperado. El viento tampoco golpeó con mucha violencia. Hoy martes, a las 7:30 de la mañana, las autoridades volvieron a permitir el tráfico vehicular y los trenes y buses comenzaron a funcionar una vez más. En el Parque Central cayeron 8 pulgadas de nieve. Las escuelas públicas y los edificios federales siguen clausurados hoy martes. No hay servicio de correo.

Mucha gente tuvo que caminar hasta sus trabajos o las estaciones de trenes. El comercio aún no se ha restablecido por completo y la gran mayoría de los carros siguen cubiertos de nieve, que comienza a congelarse para convertirse en roca. La nieve que cubre los andenes ha comenzado a ser retirada. Los 23 grados de temperatura están congelando a la Gran Manzana. Se recomienda no usar los carros, usar transporte masivo y permanecer en la casa si es posible.

La Avenida Roosevelt hoy martes a las 7:45 de la mañana. Delgado Travel ya estaba funcionando. Fotos Javier Castaño

La Avenida Roosevelt hoy martes a las 7:45 de la mañana. Delgado Travel ya estaba funcionando. Fotos Javier Castaño

Long Island recibe lo peor de la tormenta Juno

La amenaza de una tormenta de proporciones históricas a la región de Filadelfia, Nueva York y Boston parece no haber cumplido con las expectativas y las previsiones de cantidades de nieve han sido disminuidas considerablemente.

No obstante, aún se esperaba que estados como Massachusetts y Maine sufrieran precipitaciones de entre 30 y 90 centímetros de nieve, vientos huracanados, así como la posibilidad de inundaciones costeras.

El martes por la mañana la ciudad de Nueva York reportaba solo 12 centímetros de nieve aunque en Islip, Long Island había 35. La advertencia de ventisca fue cancelada para el estado.

De todos modos, el alcalde de la ciudad ordenó el cierre del sistema de transporte de la ciudad desde las 11 de la noche del lunes, el cual reabrirá hasta mañana. Mientras tanto la ciudad, especialmente los lugares más icónicos como Times Square, lucían desolados.

Los trenes volvieron a funcionar esta mañana y la gente comenzó a limpiar la nieve que cubre los andenes y los carros.

Los trenes volvieron a funcionar esta mañana y la gente comenzó a limpiar la nieve que cubre los andenes y los carros.

Unos 7,700 vuelos entrantes y salientes en el noreste del país fueron cancelados y las escuelas y los negocios cerraron en preparación para la tormenta. Los estantes de las tiendas y supermercados quedaron vacíos ante el mar de gente que busca abastecerse. Las luces de los teatros de Broadway también fueron apagadas.

En Boston y Nueva Inglaterra, las fuertes tormentas de nieve son más usuales por lo que las ciudades y sus habitantes suelen estar mejor preparados. El martes por la mañana Boston había recibido 21 cms de nieve; Hartford, Connecticut unas 32; y Providence, Rhode Island, otro tanto similar.

En Boston los vientos alcanzaban ya entre 64 y 80 kilómetros por hora, mientras en Martha’s Vineyard y Nantucket, llegaron a entre 80 y 100 Kph. Voa