“Queremos la captura y el arresto de Liliana Henao y Oswaldo Patiño”, gritaron los latinos que perdieron más de 10 millones de dólares con la empresa Inversionistas Unidos de Rego Park, Queens. “Son un par de criminales y necesitamos saber en dónde se han escondido”, dijo Carlos Londoño, uno de los líderes del grupo de inversores que se reunió en un iglesia de Corona.

El problema para los inversionistas que recibieron cheques sin fondos o no recibieron un solo centavo de su inversión, es que la Fiscalía de Queens, encabezada por Richard Brown, no ha concluido su investigación. La Fiscalía del estado de Nueva York, al mando de Eric Schneiderman, no se decide a actuar. La oficina del congresista Joseph Crowley tampoco ha querido auxiliar a los latinos que perdieron sus ahorros debido a esta pirámide.

Juan Loja.

Anita Malagón

Juan Loja invirtió $120,000 dólares el primero de febrero del 2011 porque un amigo lo convenció. “Su familia había recibido mucho dinero por la inversión, pero yo no he recibido un solo dólar de Inversionistas Unidos”, dijo Loja.

Quienes invirtieron el año pasado son los más perjudicados. Anita Malagón invirtió $50,000 en el 2009 y luego convenció a su esposo para que invirtiera otros $50,000 en junio del año pasado, cuando la pirámide construida por Henao y Patiño se derrumbaba y planeaban la fuga. “Es una desgracia y por eso merecen la cadena perpetua”, dijo Malagón.

Algunos de los inversionistas no quieren revelar sus nombres por pena, pero Londoño insiste en que no deben esconder la cara bajo la almohada y por el contrario, “es la única manera de luchar como grupo para presionar a los políticos y a los consulados”. El grupo de inversores ha recibido ayuda de los consulados de Colombia y Ecuador, incluyendo a la Senami, la Secretaría Nacional del Inmigrante ecuatoriano.

Carmenza (no quiso dar su apellido) escuchó la publicidad de Inversionistas Unidos en la emisora de radio Caracol y decidió invertir $40,000. “He pagado $15,000 en impuestos y en total perdí $6,000”, dijo Carmenza. “Perdí dinero, pero mi deseo es que le ayuden primero a la gente que invirtió el año pasado, porque esas personas no ha recibido nada”.

Henry Galeano dijo que invirtió $5,000 y “recuperé el dinero y me lo gasté. El problema es que la avaricia rompe el saco y muchas personas invirtieron más de la cuenta”. Un inversionista que sólo dijo llamarse Carlos y no quiso dejarse fotografiar, invirtió $12,000 en julio del año pasado. “Revisé a Inversionistas Unidos en el Internet y no encontré problema alguno con esta empresa. La coordinadora Ximena Ibarra me dijo que algunos inversores estaban retirando el dinero, pero que yo recibiría mi primer pago en septiembre del año pasado. Una mentirosa”. Ibarra fue quien tomó las riendas de Inversionistas Unidos al final del año pasado y decía que “el dinero está en la cuenta, todo está bien y les vamos a pagar”.

El contador de Inversionistas Unidos era Luis Parra, “pero por ahora hay que dejarlo tranquilo”, dijeron los líderes del grupo. “Tenemos que encontrar a Liliana y a Oswaldo”. Cuando la pirámide de Inversionistas Unidos estaba creciendo, Henao y Patiño exhibían su riqueza en fiestas y con lujos. Llegaron a decir que “odiamos a los pobres porque no saben hacer dinero como nosotros…”. Ahora se esconden y ocultan sus bienes, mientras los inversores se organizan y presionan a las fiscalías para que emitan una orden de detención contra la pareja.

“Les llevamos pruebas de la estafa, hemos hablado con sus representantes y nadie nos hace caso”, dijo Tania Alvarez, inversionista estafada y líder del grupo. Las autoridades de Nueva York conocen de este caso desde el verano del año pasado y tienen un montón de cheques sin fondos. Gladys Viker, investigadora y víctima de la pirámide, se encargó de hablar con las autoridades hace más de seis meses.

Howard Leader, el abogado de Henao y Patino, hace meses que desapareció. Cerraron la oficina en Rego Park y la página digital de Inversionistas Unidos todavía está funcionando. Antes de escribir este artículo, QueensLatino.com trató de comunicarse con la pareja, pero no obtuvimos respuesta. La secretaria Ximena Cardona también se perdió.

Inversionistas en la iglesia de Corona, Queens, agrupándose en la búsqueda de Henao y Patiño. Fotos: Javier Castaño

El otro problema es que gran parte de los 400 inversionistas estafados son indocumentados. Es decir, no votan y hasta ahora se están organizando como grupo. Los líderes han hablado con abogados y activistas, han ido a los consulados de Ecuador y Colombia, y están presionando a los políticos para que por fin actúen.

“Yo no me voy a esconder”, dijo Henao a QueensLatino.com antes de esconderse con su compañero Patiño. Este medio de comunicación fue la primera en publicar la historia del fracaso de Inversionistas Unidos, el 7 de diciembre del 2011. La pareja no de la cara. Además, han sido amenazados y temen por su seguridad. Saben que están siendo investigados y que la autoridad les está cerrando el círculo.

“Hay que dejar la pena y salir a denunciar a este par de estafadores”, añadió Londoño, quien dijo haber recibido un correo de Patiño en donde le decía que “todos somos seres humanos y tenemos familia”. Las mismas familias de las cuales se burlaba porque no estaban a su altura. Ahora son Patiño y Henao los que no dan la cara y ni siquiera contestan los correos electrónicos.

Aunque los políticos latinos de Queens han comenzado a dar la cara. Al menos sus emisarios. A la reunión en Corona el senador estatal José Peralta envió a Steve Pesnick, el asambleísta Francisco Moya mandó a Juan Antigua, y la concejal Julissa Ferrera a Yoselín Genao, quien dijo: “Es una lástima que nuestra propia gente haya cometido este crimen. Les vamos a ayudar con una demanda civil y criminal. Ahora no están solos porque tienen a los políticos con ustedes”.

Desde la izquierda, Bryand Pu-Folkes, Guillermo de Jesús, Yoselín Genao, Steve Pesnick, Juan Antigua, Carlos Londoño y Susana Cortazar. Al fondo, de pie, los investigadores.

Pesnick dijo que Henao y Patiño recibirán “una buena lección” y Antigua dijo que para eso habían traído al abogado Bryan Pu-Folkes y “unidos venceremos”. La palabra “unidos” resonó en la iglesia Griega Ortodoxa del padre George Anastasiou, en donde se hizo la reunión.

“Escuché de Inversionistas Unidos por primera vez por intermedio del asambleísta Moya”, dijo Pu-Folkes y luego presentó a dos investigadores, uno de los cuales es su hermano. “Es una cosa terrible lo que hicieron con ustedes y estoy aquí porque es un abuso en contra de las familias de inmigrantes latinos. Voy a donar mi tiempo y no cobraré honorarios por representarlos”, dijo Pu-Folkes y fue aplaudido.

Pu-Folkes dijo que primero hay que investigar a la empresa y sus sociedades, luego hay que buscar una acusación formal y por último el juicio en contra de los representantes de Inversionistas Unidos. “Hoy nos reunimos con David Chen de la Fiscalía de Queens y le llevamos información sobre el caso”, dijo Pu-Folkes.

La misma Fiscalía de Queens a donde han acudido más de 100 inversionistas desde el verano pasado con los cheques falsos y copias de los contratos. Gregory Pavlides y Ericka Loperena han recibido las quejas de los inversionistas latinos desde hace más de cinco meses y QueensLatino.com ha informado sobre estos encuentros, así como cubrió la protesta en frente al edificio de la Fiscalía de Queens el 6 de diciembre del 2011. QueensLatino.com ha publicado cuatro artículos en sus ediciones digital e impresa.

Pu-Folkes, abogado de inmigración, dijo que la Orden Ejecutiva 41 de la ciudad de Nueva York puede beneficiar a los indocumentados que suministren información y sean testigos del fraude. “No tienen que preocuparse de su estatus migratorio, pero tienen que hablar y colaborar”, dijo Pu-Folkes.

El contador Guillermo de Jesús, de Rápido Tax, también fue a la reunión con información. “El formulario 4684 del IRS les permitirá deducir el total de la pérdida, aunque primero la autoridad tiene que determinar que hubo fraude, eso lo podemos lograr este año y ustedes podrán hacer esa deducción cuando llenen los impuestos el año entrante”, dijo de Jesús.

“Sí hubo fraude y queremos que Henao y Patiño paguen con cárcel”, dijo Richard Larena, uno de los líderes del grupo y quien invirtió 20,000 dólares y sólo recuperó 5,000. “No perdí mucho dinero, pero hago esto porque quiero ayudar a mi comunidad”.

Richard Larena mostrando los millones de dólares que entraron a Inversionistas Unidos el año pasado, antes de que Henao y Patiño se fugaran.

Parte del cartel en donde se acusa al ex contador Luis Parra, y al ex abogado de Inversionistas Unidos, Howard Leader, el cual fue exhibido en la iglesia ortodoxa de Corona, Queens el viernes 17 de febrero.

La Cónsul de Ecuador en Queens, Susana Cortazar, no sólo considera que hubo fraude, sino que ya condenó a Patiño: “Pido perdón a nombre del gobierno de Ecuador porque Oswaldo Patiño es ecuatoriano. Hagan las denuncias y el gobierno del Ecuador les va a ayudar”.

Sin embargo, ni Henao ni Patiño han sido acusados de crimen alguno y pueden caminar libremente por las calles de Queens, Quito, Medellín, Texas o Canadá. Sólo las fiscalías de Nueva York pueden actuar para que respondan por la pirámide que construyeron con el dinero de más de 400 Inversionistas Unidos.

Javier Castaño

La protesta frente a la Fiscalía de Queens el 6 de diciembre del 2010.