Germania Savinon ha recibido ayuda médica del World Trade Center Program en el NYC Health + Hospitals/Elmhurst. Fotos Javier Castaño

Por Javier Castaño  – 

“No puedo olvidar lo que pasó hace 20 años. Trabajaba muy cerca de las Torres Gemelas, vi gente tirándose, pero no quise ver más. Esa nube de humo blanco y la gente desmallándose a mis pies”, dijo Germania Savinon, quien trabajaba en los alrededores de Foley Square el 11 de septiembre del 2001 cuando dos aviones tumbaron las Torres Gemelas.

Este ataque terrorista cambió a Estados Unidos y el mundo. Cientos de latinos murieron o quedaron enfermos por los tóxicos o el trauma emocional.

Savinon vive a pocas cuadras del Hospital Elmhurst de Queens en donde la han tratado por las afecciones en los pulmones y por el impacto emocional que comenzó a sufrir por este ataque terrorista que dejó 2.996 muertos.

El NYC Health + Hospitals/Elmhurst realizó a comienzos de este mes una ceremonia para honrar a 900 sobrevivientes que siguen “sufriendo los efectos de esos ataques, pero con esperanza y optimismo”. Estos pacientes son parte del World Trade Center Program. Han recibido tratamiento médico y sicológico durante estos años, luego de ser evaluados y aceptados en el Hospital Elmhurst.

El personal del Hospital Elmhurst que ha cuidado de pacientes que fueron afectados por los ataques a las Torres Gemelas hace 20 años.

Algunos de los pacientes del Hospital Elmhurst que han recibido atención médica por sus afecciones causadas por los ataques terroristas en el bajo Manhattan.

La doctora Jasmin Moshirpur, directora médica del NYC Health + Hospitals/Elmhurst, dijo que vio desde el octavo piso de este centro médico cuando el segundo avión impactó una de las Torres Gemelas.

“Es un recuerdo muy triste, aunque también demuestra que la gente de la ciudad de Nueva York siempre se une para sobrepasar cualquier obstáculo. Además, nuestro personal médico supo responder para cuidar a los pacientes”, dijo la doctora Moshirpur.

“Nuestro personal siempre está con la comunidad, no importa si celebramos el nacimiento de un bebé o enfrentamos una calamidad”, dijo Helen Arteaga, CEO del NYC Health + Hospitals/Elmhurst.

Como es el caso de Savinon. “Después de los ataques comencé a sufrir de asma y tuve la ayuda de siquiatras y sicólogos porque no podía escuchar el sonido de una ambulancia. Ahora me siento mejor de los pulmones y trato de no pensar en aquel día, pero no he podido olvidar”, concluyó Savinon.