El Honda Civic Type R aún está en su infancia al menos en Estados Unidos, mercado en él que debutó solo hace dos años, pero su agresivo rendimiento y estilo lo han catapultado al centro de atención. Como su nombre indica, la “R” deriva de “Racing” o carreras y el Civic Type R lo deja bien claro con el motor turbo alimentado de 306 caballos, su chasis casi perfecto y su estilo extravagante.

Afuera y adentro

El auto 2019 Honda Civic Type-R es muy elegante. Fotos cortesía

El diseño del Honda Civic estándar ya es considerado por muchos como excedido, pero el Type R agrega una cantidad increíble de extravagancia a la fórmula,  en forma de una toma de aire montada en el capó, una enorme ala ensamblada en la parte trasera, generadores de vórtice montados en el techo, un tubo triple de escape central, varios guardabarros y spoilers debajo de la carrocería.

Al igual que el exterior, el interior es cualquier cosa menos sutil. Si bien el uso abundante de acentos de color rojo brillante en los asientos es algo omnipresente, los asientos en sí son inmensamente cómodos. La posición de manejo y la palanca de cambios de baja altura del Civic estándar se ajustan relativamente bien al modelo Tipo R. Un problema es la visibilidad, debido al enorme alerón trasero no es fácil ver detrás de ti cuando retrocedes. Pero compensa con una buena cámara de marcha.

Equipamiento y rendimiento

Con un alto rendimiento surge la necesidad de altos niveles de seguridad, razón por la cual Honda equipa al Tipo R con frenos y suspensión de alto rendimiento, ajuste especializado para los sistemas de control de tracción y estabilidad, y seis bolsas de aire. El diseño del tablero principal está bien, con los botones principales agrupados convenientemente a su alrededor y controles de clima fáciles de usar. Operar el sistema de info-entretenimiento no es muy cómodo.

Si el auto 2019 Honda Civic Type-R es una fiera en el camino, por dentro es hermoso.

El manejo es la prioridad número uno para el Honda Civic Tipo R, equipado con suspensión adaptativa, un diferencial de deslizamiento limitado y grandes neumáticos de verano de alto rendimiento de 20 pulgadas, entre las numerosas mejoras realizadas en el chasis y los sistemas de dirección. En resumen, es el hatchback de rendimiento más nítido que hayamos probado. En la carretera, 22 millas por galón en la ciudad y 28 en carretera para un consumo combinado de 25 millas por galón o 9.41 litros cada 100 kilómetros son números destacables en su clase.

El precio es de $36,300 y no hay paquetes adicionales, pero si algunos accesorios como el spoiler de fibra de carbono valorado en $1,200 dólares.

Por Roger Rivero, periodista independiente, miembro de NAHJ y NWAPA.

Más sobre autos en: Automotriz.TV