Con la Virgen de Cusco de fondo y al ritmo de la quijada de burro, el director Dante Valdez habló de la importancia de El cóndor pasa: Esperanza andina.

Este musical se presentará este jueves 25 de abril en el Skirball Center for the Performing Arts del bajo Manhattan.

“Es la primera vez que vamos a mezclar la música auténtica peruana con una orquesta sinfónica”, dijo Valdez. “El cóndor es el gran símbolo de Suramérica y quiero decir con esta obra que los andes son una alternativa de vida sin necesidad de desplazarse a las grandes ciudades”.

Valdez habló en exclusiva para QueensLatino en conferencia de prensa realizada en el Consulado General de Perú en Nueva York. “Somos un grupo de 100 personas y vamos a demostrar que el arte y la música son las armas que necesitamos para unir a los pueblos latinoamericanos”, añadió Valdez.

El compositor Dante Valdez y la embajadora Marita Landaveri, cónsul general de Perú en Nueva York. Fotos Javier Castaño

“Esta obra simboliza la profundidad cultural y la seriedad de Perú”, dijo la embajadora Marita Landaveri, Cónsul General de Perú en Nueva York y principal gestora de este concierto.

Roberto Bocanegra, director de escena de esta obra musical, dijo que desea sorprender al espectador con solistas de categoría mundial por intermedio de una obra inspirada en la chaquitaclla, el instrumento anterior al imperio Inca que se usaba para arar la tierra. “Es una obra que se concentra en el ser humano, en el respeto a la tierra y exalta lugares andinos a donde no ha logrado penetrar el hombre”, dijo Bocanegra.

En esta obra el cóndor llega en representación del hombre, de la comunidad, para enfrentar a Sajra, el demonio en lengua quechua. Para Bocanegra, en esta obra hay tres elementos que han sobrevivido de la cultura andina: el concepto de solidaridad o Ayni, grupo de familia o Ayllu, y la Minka o fiesta en que todos colaborar por un bien común.

“Esta es la solidaridad que caracteriza a los pueblos incas”, dijo Bocanegra. “Por eso invitamos a artistas de otras nacionalidades”.

Como el tenor y actor de origen hondureño Marco Matute, quien dijo que la obra expresa “el amor a la naturaleza y la esperanza andina”. El cantante ghanés Kofi Hayford, quien convoca en la obra a los “apus andinos” o el espíritu de las montañas.

Músicos de gran calidad en la interpretación de los instrumentos andinos han venido a Nueva York para participar en esta obra. Manuel Lito Ramos tocará las quenas y otros instrumentos de viento y Gustavo Valdez el típico cajón peruano.

“La obra son pinceladas de peruanidad”, dijo Aurora Ayala, directora de arte y escenografía de El cóndor pasa: Esperanza andina. “No haremos folklore, vamos a pintar el sur del Perú, hasta Ayacucho, con mucha estética y colorido”.

El Skirball Center for the Performing Arts está localizado en el 566 LaGuardia Place del bajo Manhattan, a pocos pasos de Washington Square Park (trenes A, C, E, D y F).

En el consulado de Perú en Nueva York, el electo de El cóndor pasa: Esperanza andina, además de María S. Aller Narváez, coordinadora de este musical en Nueva York.

La promotora de este evento cultural es María S. Aller y contará con la Orquesta Sinfónica del personal de las Naciones Unidas (UNSRC).

Javier Castaño