Esta demostrado que mientras más nos educamos, tenemos mas oportunidades de alcanzar una mejor calidad de vida. Aunque los Latinos somos alrededor de 54.1 millones en los Estados Unidos, o alrededor de un 17.1 % de la población total, aún estamos muy por debajo en las tazas de graduación de la universidad en comparación con otras minorías. Es por esto que necesitamos fomentar la educación en nuestra comunidad a todos los niveles, no solo con el fin de mejorar nuestra calidad de vida, sino para aumentar nuestra participación a todos los niveles de gobierno.

Pero no solo la educación universitaria es importante. En nuestra comunidad especialmente hay una necesidad muy grande en cuanto al mejoramiento y redistribución de fondos para becas y programas educativos después de escuela. Aquí entra el Education Investment Tax Credit.

El Education Investment Tax Credit como se le conoce en inglés o crédito tributario para la educación, apoyado por el gobernador Cuomo y muchos legisladores del estado de Nueva York, representa el tipo de innovación que plantea mejorar la vida de nuestros niños y comunidades a las cuales atiende nuestro Concilio LULAC Queens 23047. Es importante señalar que este crédito fiscal es una herramienta adicional que ayuda a los estudiantes a graduarse de la secundaria e ingresen a la universidad.

Cuando se trata de la educación de nuestros niños, reconocemos que debemos estar dispuestos a pensar fuera de lo común, fomentar la innovación y el uso de todos los medios disponibles para alcanzar, servir, cuidar y educar a nuestros hijos lo mejor posible. La educación de nuestros niños, particularmente los de hogares de bajos ingresos, familias inmigrantes y de comunidades marginadas, demanda una mayor proporción de recursos estatales y locales. De manera que debemos utilizar el código de impuestos del estado para animar al público y empresas a hacer más por los niños de mayor necesidad. El crédito tributario para la educación es una forma de facilitar el acceso a becas para más niños y financiar las necesidades de programación en nuestras escuelas públicas y privadas, al igual que los programas educativos para después de escuela de organizaciones de base comunitaria como nuestro Concilio de LULAC Queens 23047.

Cientos de organizaciones comunitarias en Nueva York podrían beneficiarse de los recursos generados por esta medida. Por ejemplo, nuestro concilio ofrece varios programas educativos para nuestra comunidad, como programas para después de la escuela para noveno y décimo grado, nuestro programa de Pre-K ESL llamado “Mommy & Me”, y un programa de ESL adicional para niños de 5 a 16 años de edad. Creemos firmemente que para un mundo más justo y equitativo, el acceso a la educación es fundamental en el éxito de todos los niños; ya sea nacidos en este país o provenientes de otros países. El crédito tributario de educación apoyará a nuestros niños en el éxito educativo de calidad y en sus vidas.

Esta legislación asegura que todos los fondos de becas que reciben donaciones del crédito tributario se utilicen en la educación de niños de las comunidades de bajos ingresos. Nueva York le otorga créditos a las industrias del entretenimiento y energía y está más que claro que este crédito para la educación de nuestros niños debe existir.

Nosotros como latinos tenemos que seguir elevando nuestras voces para que nuestros legisladores estatales nos escuchen y para alentar al Gobernador Cuomo a que continúe su liderazgo en esta iniciativa de educación. Invitamos a la comunidad a que llame a sus representantes de la Asamblea y le pidan que apoye la inclusión del crédito tributario de educación en el presupuesto estatal.