Las parejas puden divorciarse en el estado de Nueva York sin tener que mentir.

Ahora es posible divorciarse sin tener que argumentar que existe adulterio, abandono, violencia o falta de amor. Sólo basta que alguno de los esposos diga “esto no ha funcionado en los últimos seis meses”. Pero tienen que arreglar primero como van a separar los bienes, quién se queda con los niños y cuánto vale la manutención.

Si la pareja de casados no tiene hijos y pocos objetos para repartir, entonces la separación puede efectuarse en pocos días.

David Paterson, gobernador de Nueva York, firmó esta nueva ley. De esta manera éste estado pasa a ser el número 50 con este tipo de divorcios que puede describirse como ‘divorcio express’.

Argumentar en una corte que hay “comportamientos irreconciliables” o que “mí esposo estará en la cárcel por más de tres años”, es cosa del pasado. Simplemente hay que arreglar cómo se van a repartir los bienes y los hijos. El resto es tan fácil como ir a misa.

El nuevo procedimiento de divorcio sólo exige mutuo consentimiento. Es decir, que el hombre y la mujer estén de acuerdo en separarse, aunque también permite el divorcio unilateral, escuchando a una sola persona.

El año pasado en el estado de Nueva York se solicitaron 56,937 divorcios, 43,724 fueron aprobados y 13,213 (23%) fueron rechazados. Cuando se rechaza un divorcio, entonces ingresa a una corte en donde hay argumentos, testigos y abogados costosos. Es un proceso largo, tedioso y llenos de patrañas.

Quienes apoyan esta ley argumentan que de ahora en adelante nadie tiene que mentir para obtener el divorcio. Quienes condenan esta nueva ley, incluyendo a la iglesia católica, dicen que aumentará el número de divorcios sin motivo.

“Finalmente el estado de Nueva York ha traído sus leyes de divorcio a la par con el siglo 21”, dijo el gobernador Paterson. “De esta manera estamos reparando un proceso legal tedioso que perjudicaba a las parejas, especialmente a las mujeres que no tienen dinero para proteger sus derechos en una corte. Esta es una forma real y efectiva de solucionar este problema para el total de la población del estado de Nueva York”.

Jason McGuire, director ejecutivo de Neoyorquinos por la Libertades Constitucionales, dijo que “el divorcio sin errores no es bueno para la familias del estado de Nueva York”.

“Hay un costo humano y social cuando se acude a una corte y sabemos que no es buen tanto procedimiento y tantas demoras. Ahora será más fácil, aunque no sabemos el impacto que tendrá esta nueva ley”, dijo Robert Ross, juez supervisor de la división de matrimonios en Nassau, Long Island.

Esta ley había sido aprobada por la Asamblea el primero de julio y se convirtió en ley con la firma del gobernador. Entrará en efecto en 60 días (dos meses) y afectará a quienes deseen divorciarse a partir de esa fecha.