Aproximadamente 4,500 estudiantes indocumentados se gradúan de la escuela secundaria cada año. Sin embargo, solo del 5 al 10 % de estos estudiantes continúan su educación debido a obstáculos financieros. El New York Dream Act haría posible que estos estudiantes indocumentados reciban ayuda estatal, para su educación superior del programa Tuition Assistance (TAP). La oficina del New York State Comptroller estimó que el costo de extender el TAP para los estudiantes indocumentados costaría menos del 2% del presupuesto del TAP.

Ana Guillicatanda de LULAC Queens Council 23047

Ana Guillcatanda de LULAC Queens Council 23047

Los Dreamers representan una fuente importante para el crecimiento económico del estado de Nueva York. De acuerdo al Institute of Taxation and Economy Policy, los inmigrantes indocumentados pagaron aproximadamente $662.4 millones de dólares en impuestos al estado de Nueva York durante el año 2010. Esto hace que Nueva York sea el cuarto estado con el mayor ingreso en impuestos por parte de inmigrantes indocumentados. Estudios del Fiscal Policy Institute también revelan que los graduados de escuela superior pagan un promedio de $3,900 dólares más en impuestos anuales que los graduados de escuela secundaria. De manera que el New York Dream Act es una buena inversión para mejorar la economía del estado.

Ya es hora que el Gobernador Cuomo alce su voz a favor de los estudiantes indocumentados. El Presidente Obama ha mostrado su apoyo hacia los inmigrantes indocumentados ya en dos ocasiones a través de órdenes ejecutivas. El gobernador debe de seguir el ejemplo del presidente ya que sin su apoyo el New York Dream Act podría quedar estancado una vez más en la cámara alta que ahora es controlada por los Republicanos. El gobernador Andrew Cuomo prometió pasar el New York Dream Act durante su campaña electoral y también habló del mismo en su discurso de victoria de reelección.

LULAC Queens Council 23047 creó una petición en la cual le pide al gobernador que incluya el New York Dream Act en el presupuesto fiscal del 2015-16. También le recordamos a nuestros legisladores, en especial al Asambleísta Francisco Moya y al Senador Estatal José Peralta, que presionen al gobernador para que cumpla con su promesa.

Mientras que Texas, California y New México ya han pasado sus versiones del Dream Act, el estado de Nueva York aún no ha podido pasar esta legislación por tres años consecutivos. Nueva York no debería quedarse atrás ya que estos jóvenes están llenos de talentos que se están desperdiciando con cada año que nuestros gobernantes les fallan a los estudiantes indocumentados sin la aprobación de esta ley. El acceso a la educación es un derecho humano que no debería de ser negado a nadie, mucho menos a estudiantes que se esfuerzan día a día por una vida mejor. De manera que invitamos a la comunidad latina a que una sus fuerzas en este 2015 para hacer que el New York Dream Act se vuelva una realidad.

Ana Guillcatanda

Asistente Ejecutiva de LULAC Queens Council 23047