Los jornaleros en la ciudad de Nueva York poseen ahora medio millón de dólares para construir mejor sus vidas. El Concejo de esta ciudad asignó ese dinero para mantener o edificar centros en donde puedan solicitar trabajo todos los días.

“Estos jornaleros cumplen una función fundamental en la construcción, el desarrollo y el crecimiento de esta gran ciudad”, dijo Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo de la ciudad de Nueva York. “Además de su arduo trabajo diario, esta iniciativa valida estos centros como epicentros de desarrollo laboral para la comunidad y estos trabajadores”.

Los jornaleros, hombres y mujeres, salen todas las mañanas a buscar trabajo en algunas esquinas de esta ciudad. En Queens hay varias esquinas en donde acuden los jornaleros a buscar trabajo. Cobran alrededor de 100 dólares por ocho horas de trabajo, pero en algunas ocasiones son abusados y engañados por los contratistas que regularmente los recogen en autos particulares o de empresas de construcción.

En Northern Boulevard hay varios de estos centros de jornaleros improvisados, al igual que en la Avenida Roosevelt y vecindarios como Astoria, Corona y Flushing. La organización New Immigrant Community Empoverment (NICE), con sede en el calle 76 de Jackson Heights, recibirá fondos para ayudar a estos jornaleros en Queens y planean construir un centro de atención y enseñanza para estos obreros que en su mayoría son latinos.

“Aplaudimos esta histórica iniciativa porque contribuye al crecimiento de los jornaleros con conocimiento y destrezas que necesitan para negociar su salario y disfrutar de buenas condiciones de trabajo”, dijo Jessica García, Directora Ejecutiva Interina de NICE. No se sabe cuánto dinero recibirá NICE o cómo lo invertirá.

La concejal Julissa Ferreras-Copeland, presidenta del Comité Financiero, dijo que los jornaleros merecen nuestra protección “y estamos orgullosos de facilitar los fondos para ayudarlos legalmente, ofrecerles un espacio y entrenarlos para que quizás sigan creciendo”.

Jornaleros NYC Viverito

“Los jornaleros son marginalizados, trabajan para sostener sus familias, enfrentan graves problemas y ahora recibirán servicios en su propio idioma, lo cual debemos agradecer a la presidenta Viverito por su liderazgo en este asunto tan importante”, dijo el concejal Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración.

El concejal Carlos Menchaca con miembros de NICE. Foto cortesía

El concejal Carlos Menchaca con miembros de NICE. Foto cortesía

“Esta histórica inversión elevará los estándares de vida de un sector marginalizado”, dijo Ligia Gualipa, directora ejecutiva del Worker’s Justice Project (WJP).