Hay que lavarse las manos con frecuencia y toser o estornuchar en el antebrazo.

En el invierno se eleva el riesgo de contagio de la gripe, sobre todo en los niños menores de 5 años, las personas mayores de 60 o los pacientes inmunodeprimidos. Aunque la vacunación es la mejor forma de evitar la gripe, tome estas medidas de precaución.

  1. Mantener una buena higiene

El virus de la gripe se transmite a través de las gotitas de saliva que se emiten al hablar, toser o estornudar y que sirven de transporte para los microorganismos que se encuentran en las vías respiratorias. Lávese las manos con frecuencia.

  1. Utilizar pañuelos desechables

Es mejor usar un pañuelo y votarlo a la basura, en lugar de seguirlo usando varias veces. Si tose o estornuda, es más recomendable taparse la boca con el antebrazo.

  1. Ventilar a menudo las habitaciones

Hay que higienizar el ambiente, llevando a cabo hábitos como ventilar a menudo las habitaciones con el objetivo de renovar el aire. Trate de abrir las ventanas durante el día, pero no se exponga al viento frío.

  1. Alimentarse bien

El contagio de la gripe depende en gran medida de la fortaleza del sistema inmunológico. Una buena alimentación es clave para reforzar las defensas ante amenazas víricas y bacterianas. Consuma alimentos ricos en vitaminas A y C, como naranjas, limones, limas y verduras de hoja verde oscura.

  1. Hacer ejercicio

La práctica habitual de ejercicio también ayuda a reforzar el sistema inmunitario, ya que el deporte incrementa las defensas. Es muy importante no forzar el organismo cuando ya se tiene gripe. Tan importante como practicar deporte es descansar. Duerma de 7 a 8 horas cada día.

  1. Evitar los cambios bruscos de temperatura

Es muy importante abrigarse bien. Evite sudar y exponerse al frío porque son la combinación perfecta para contagiarse de la gripe. Si está lloviendo, protéjase la cabeza. Si se moja, séquese rápido y cambie de ropa.

  1. Evitar el consumo de tabaco y alcohol

Además de ser perjudiciales para la salud, estas sustancias debilitan el sistema inmunológico y bajan las defensas. El organismo es más vulnerable ante enfermedades como la gripe si se ingiere alcohol o tabaco.

Cuídate Plus