Un cliente enamorado de tus servicios ayuda a crecer tu negocio.

En cualquier negocio es vital preocuparnos por aspectos como la calidad, la productividad y la rentabilidad, pero más allá de todo eso, el motor y corazón de todo sistema empresarial exitoso está en la relación con sus clientes. Si este motor se mantiene latiendo entonces los demás aspectos seguramente van a funcionar de mejor manera.

Si enamoras a tus clientes seguramente ya no tendrás que ir a venderles porque vendrán a comprarte y posiblemente decidan “casarse” con tus productos y tu negocio.

Hoy en día en ambientes globalizados y competitivos es cada vez más difícil diferenciarnos por precio, marcas o productos; la forma en la que podemos fidelizar y mantenernos en la mente de nuestros clientes y consumidores por mucho más tiempo es haciendo memorable la relación que establecemos. Ya no es suficiente saber convencer, contactar y conectar con nuestros clientes claves. Ahora necesitamos enamorar profundamente a nuestros clientes para que se mantengan leales incluso en aquellos momentos donde nosotros podemos fallar.

Queremos compartir un resumen de algunas recomendaciones que de acuerdo a nuestra experiencia pueden marcar una diferencia positiva en la orientación y prestación de servicio que estas ofreciendo.

1.- Conoce a tu cliente y permite que te conozcan: es difícil valorar lo que no se conoce; tener una relación honesta y clara desde un principio ayuda a generar seguridad y confianza.

2.- Cada cliente es único: aunque tengas muchos clientes debes encontrar la manera de adaptar tus productos y servicios a las necesidades particulares de tu cliente para que se sienta especial, distinguido e importante.

3.- Mantente presente: una sola vez, un solo momento, de vez en cuando, a veces, no es suficiente para enamorar. Tu servicio eficiente y excelente debe estar presente de forma frecuente, por diferentes canales; siempre dispuestos y disponibles para nuestros clientes para que sea fácil encontrarte a ti antes que a otros. A veces quien llega primero llega dos veces.

4.- Se innovador: la rutina y el cansancio generan aburrimiento en cualquier relación. Piensa cada día como puedes crear y ofrecer nuevas herramientas, soluciones, beneficios, actualizaciones que puedan ayudar a tu cliente de manera rápida, creativa y eficaz.

5.- Pon emociones en la relación: puedes ser el mejor prospecto de negocio, tener excelentes productos y ser eficiente pero las relaciones se mantienen a través del intercambio emocional. Añadir emociones positivas a la relación incrementa el deseo de seguir conectados no una vez sino muchas veces. La emoción que más ayuda a sostener las relaciones de largo plazo es la confianza.

6.- Agradece y reconoce: una de las cosas que más “enamora” es cuando nos sentimos parte de la vida de otra persona.Haz sentir a tus clientes parte de tu progreso, reconoce el valor que el agrega a tu empresa, aprecia sus recomendaciones y agradece el que en medio de tantos otros te siga eligiendo a ti como su mejor opción.

Escrito por:

Dayana Cabeza y Liliana Torella

Consultores organizacionales en Be Growth Consulting

www.begrowthconsulting.com

contact@begrowthconsulting.com