La lucha contra el Sida ha reducido el número de casos en la ciudad de Nueva York.

Los datos de 2018 indican que los nuevos diagnósticos de VIH descendieron a menos de 2000 por primera vez desde que comenzó la elaboración de informes en 2001, lo que representa una disminución del 67 %.

Las disminuciones en los nuevos casos de VIH entre 2017 y 2018 se observaron en casi todos los grupos.

La cantidad de neoyorquinos con nuevos diagnósticos de VIH descendió a mínimos históricos, por debajo de 2000, por primera vez desde que comenzó la elaboración anual de informes sobre el VIH en 2001. Según el Informe Anual sobre Control del VIH de 2018, hubo 1917 nuevos diagnósticos de VIH en la ciudad de Nueva York en 2018, lo que significa una disminución del 11 % en comparación con los 2157 nuevos diagnósticos informados en 2017 y una disminución del 67 % en comparación con 2001.

«Para abordar la prevención del VIH, adoptamos un enfoque basado en el sexo positivo e impulsado por datos que está firmemente arraigado en la equidad, y estamos demostrando que funciona», dijo la comisionada de Salud, la Dra. Oxiris Barbot. «La ciudad de Nueva York puede poner fin a la epidemia si continuamos luchando contra el estigma, el prejuicio y la discriminación que siguen siendo factores significativos en la propagación del VIH, en particular entre los hombres negros y latinos que tienen sexo con hombres».

«El histórico descenso en el número de nuevos diagnósticos de VIH marca otro hito en nuestra lucha de más de una década contra la epidemia en la ciudad de Nueva York», dijo el teniente de alcalde de Salud y Servicios Humanos, el Dr. Raúl Perea-Henze. «Este progreso es el resultado de la colaboración del gobierno con todas las comunidades para mejorar el acceso a la prevención y el tratamiento, tal como lo exige el enfoque innovador de la administración de Blasio. Si bien hemos recorrido un largo camino y estamos cerca de nuestro objetivo de poner fin a la epidemia para el año 2020, debemos seguir acelerando nuestros esfuerzos para llegar a todos los neoyorquinos afectados por el VIH y empoderarlos, en honor de los que hemos perdido y de los que siguen luchando día a día».