Comisionada Bitta Mostofi. Foto Javier Castaño

Por Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina del Alcalde para Asuntos del Inmigrante

La presente columna se publicó con anterioridad en el Queens Chronicle

Durante esta pandemia, nuestro hogar se ha convertido en varias cosas: ha sido el lugar en donde trabajamos, donde nuestros hijos van al colegio y a campamentos, y es el lugar donde estar sano y salvo. Sin embargo, para muchos, el hogar no es seguro y la violencia intrafamiliar afecta a millones de personas anualmente, sin conocer raza, etnia, género, clase, idioma ni religión.

Octubre es el mes de la concientización de la violencia intrafamiliar, por lo que nos mantenemos unidos en contra de la violencia sin sentido, honramos la fuerza y resiliencia de millones de sobrevivientes y enaltecemos a los y las que hemos perdido.

Quiero reconocer especialmente los desafíos que desgarran los corazones, que muchos/as de nuestros/as residentes inmigrantes se enfrentan en esta época de crisis. Estamos conscientes del temor y la incertidumbre que pueden causar las posibles consecuencias de inmigración para los y las sobrevivientes inmigrantes de violencia intrafamiliar, especialmente los y las que son indocumentados/as, por lo que no denuncian los abusos. Esto es especialmente cierto en este momento en el que el gobierno federal ha sido despiadado con sus ataques contra nuestra comunidad inmigrante.

En vez de incitar al temor, necesitamos construir políticas que busquen crear confianza en los inmigrantes y apartar el miedo a la aplicación de las leyes migratorias de nuestro sistema local de justicia penal para proteger a los/as sobrevivientes inmigrantes y a nuestras comunidades.

Según la política de confidencialidad de la ciudad de Nueva York, si usted es inmigrante indocumentado que ha sido víctima de un delito, podrá denunciarlo al Departamento de Policía de Nueva York (New York Police Department, NYPD) sin miedo de que se le investigue por su estado de inmigración. La policía nunca les pregunta a las víctimas de un delito sobre su situación migratoria.

Normas tales como la Ley sobre la violencia contra la mujer (Violence Against Women Act, VAWA), permiten que las y los sobrevivientes de la violencia intrafamiliar, violencia de pareja, violencia sexual y acoso, presenten petición de visado sin el conocimiento de su abusador/a, bien sea residente permanente o ciudadano/a estadounidense. Estas protecciones están al alcance de todos sin importar el sexo, identidad de género u orientación sexual.

Las inmigrantes víctimas de ciertos delitos graves, como la violencia intrafamiliar, violencia sexual y trata de personas, tienen la posibilidad de conseguir los visados U o T. Los mismos le ofrecen: situación migratoria temporal y renovable de un máximo de cuatro años; la capacidad de solicitar autorización de empleo, situación migratoria temporal para ciertos familiares, y, por último, conlleva a la residencia permanente (la “tarjeta verde”). En el estado de Nueva York, los y las titulares de los visados U y T están calificados/as para recibir ayuda en efectivo, Medicaid y demás beneficios públicos.

Para más información sobre estas protecciones y para conectarse con los servicios, llame al Centro la ciudad de Nueva York para la Justicia Familiar en Queens, de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., al 718-575-4545. Hay ayuda disponible en más de 20 idiomas.

Aunque muchas de nuestras ubicaciones físicas permanecen cerradas, tenga presente que la ciudad de Nueva York sigue junto a usted y nuestro servicio se mantiene disponible para ayudar a los y las sobrevivientes de la violencia. No tenga miedo de contactar al Centro de Justicia Familiar si experimenta violencia en su hogar y necesita ayuda. Nuestras leyes protegen su información personal y se les prohíbe a los empleados de la ciudad de Nueva York que tomen medidas de inmigración. El Centro de Justicia Familiar lo puede ayudar a:

  • planificar para su seguridad;
  • solicitar beneficios públicos, refugio, vivienda, y otros servicios y programas de ayuda.
  • conseguir servicios de salud mental y orientación para ayudar a mejorar su salud emocional y la de sus hijos.
  • conseguir referidos para la capacitación de trabajo y programas de educación, que incluyen talleres para ayudar con su presupuesto, reparar su crédito, redactar su currículum, y aprender aptitudes de entrevista.
  • conseguir ayuda legal para órdenes de protección, custodia, derechos de visita, manutención infantil, divorcio, vivienda, e inmigración.
  • comunicarse con fuerzas policiales tales como el Departamento de Policía de Nueva York, la oficina del sheriff o alguacil de la ciudad de Nueva York, y la oficina del fiscal de distrito.

También puede llamar a la línea directa de violencia intrafamiliar que ofrece la ciudad de Nueva York las 24 horas del día, 7 días a la semana, al 1-800-621-4673 (HOPE), por teletipo al 1-866-604-5350, o bien ir al directorio de recursos en la página de NYC HOPE en: nyc.gov/NYCHOPE. En caso de emergencia, llame al 911.

Todas nuestras comunidades están más seguras cuando los que experimentan abuso pueden denunciarlo, en vez de sentirse atrapados. Todos tienen el derecho de estar en una relación saludable y terminar una relación peligrosa. La ciudad de Nueva York está con usted para asegurarse de que tenga la ayuda para ejercer este derecho.