El estado de Nueva York aprobó ésta semana el Derecho de los Trabajadores Domésticos para proteger a niñeras, sirvientas, a quienes limpian apartamentos o cocinan y a los acompañantes de ancianos. Estas personas pasan a tener los mismos derechos y la misma protección laboral que tienen otros empleados bajo contrato.

La organización Trabajadoras de Casa Unidas desde hace más de cinco años ha luchado por conquistar este derecho, participando en marchas y presionando a los legisladores. La ley entró en efecto esta semana con la firma del Gobernador Paterson.

Priscilla González, directora de Trabajadoras de Casa Unidas, le dijo a Albor Ruíz, periodista de el Daily News, que “su aprobación es un excelente reconocimiento al trabajo que hacen las empleadas domésticas. “Es una forma de validar el trabajo de más de 200,000 personas que hacen este trabajo todos los días y un reconocimiento a quienes lo han hecho en el pasado”.

La asambleísta republicana Keith Wright fue la que introdujo el proyecto de ley que protege a los empleados o empleadas domésticas de discriminación y les garantiza el pago de horas extras y la posibilidad de descansar un día a la semana.

La mayoría de las 200,000 empleadas domésticas en este estado son de origen negro, asiáticas o latinoamericanas. En un estudio de la organización Trabajadoras de Case Unidas se concluyó que el 26% ganan menos del sueldo mínimo, el 33& dijo que fueron abusadas verbalmente y el 67% dijo que sólo de vez en cuando reciben el pago de horas extras. Y ni hablar de seguro de salud porque la gran mayoría (90%) no poseen cubrimiento alguno.

“Hemos corregido una gran injusticia contra quienes atienden a nuestros ancianos, levantan a nuestros hijos y limpian nuestras viviendas”, dijo el gobernador Paterson cuando firmó la nueva ley.