En conferencia de prensa en el Centro Cultural Malcom X del alto Manhattan el pasado domingo 21 de junio, el Alcalde de Nueva York Bill de Blasio calificó la política migratoria de República Dominicana de deportar haitianos como “inmoral” e “ilegal”.

Desde entonces, funcionarios dominicanos como el Cónsul General de República Dominicana en Nueva York, Eduardo Selman, y el embajador permanente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Frank Cortorreal, han atacado al alcalde de Blasio por hacer una llamado a boicotear el turismo de esa isla caribeña.

El problema es que el Alcalde Bill de Blasio no hizo un llamado a boicotear República Dominicana como lo demuestra la transcripción de las palabras pronunciadas ese domingo por el primer mandatario de la ciudad. Este es el comunicado de la oficina de prensa del Alcalde Bill de Blasio:

“El alcalde en ningún momento el domingo pidió boicotear a la República Dominicana. El claramente expresó preocupación por la delicada situación de derechos humanos en la República Dominicana en contra de inmigrantes y específicamente de haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana. Su llamado es por la defensa de derechos humanos fundamentales, y su oposición es en contra de políticas gubernamentales adversas a estos derechos, y no en contra de la  economía o del pueblo dominicano”.

Esta discusión se centra en las políticas del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros. El Cónsul Selma criticó al Alcalde de Blasio y lo invitó a visitar República Dominicana, al mismo tiempo que las imágenes de televisión muestran a familias haitianas haciendo fila sin ser atendidos o abandonando Quisqueya por el maltrato y menosprecio que están recibiendo por ser inmigrantes.

“Es un ataque irresponsable a República Dominicana de parte del Alcalde Bill de Blasio”, dijo el Cónsul Selma, tildándolo de irrespetuoso.

Mathieu Eugene, concejal haitiano en esta ciudad, realizó una conferencia de prensa este miércoles en las escalinatas de la Alcaldía de Nueva York para que República Dominicana abandone su política “inhumana” de inmigración.

El senador estatal Adriana Espaillat convocó para este próximo sábado a líderes de República Dominicana y Haití con el fin de dialogar como “pueblos hermanos” que se respetan mutuamente.

Javier Castaño