Con su voz ronca y profunda, la cantante Adriana Lucía se halla en esta ciudad para estrenar su película “Porro hecho en Colombia” durante el Festival Internacional de Cine Colombiano en Nueva York. También trae un mensaje franco y directo: “Colombia es más que tetas, marihuana, Pablo y el café y mucho más que los políticos”. Su amor por Colombia no es superficial. Adriana Lucía habla de lo bueno y malo de la globalización que facilita el trabajo de los artistas, pero que permite que cualquiera se sienta cantante. El Internet.

“El problema es que los colombianos no queremos mucho a Colombia porque desconocemos su historia y nos quejamos mucho”, dijo Adriana Lucía.

Comenzaba a oscurecer en la Gran Manzana. Adriana Lucía se encontraba en un estudio de la calle 40 de Manhattan. Ensayaba sus canciones con una agrupación encabezada por el músico colombiano Andreas. Movía su cadera a ritmo de porro y no abandonaba su sonrisa. Costeña sincera y amable. Dirigía a los músicos para que el tambor no opacara su voz y el bajista ingresara en el momento preciso. Ensayaron las canciones Cedro y Voy a cogé la maleta.

Adriana Lucía ensayando con e músico Andreas en el sexto piso de un estudio de Manhattan.

Adriana Lucía ensayando con el músico Andreas en el sexto piso de un estudio de Manhattan. Fotos Javier Castaño

“Soy una mujer intensa, extensa y profunda”, dijo Adriana Lucía después del ensayo. Tiene 31 años y nació en el pueblo El Carito, en Córdoba. “Vengo de una familia de músicos y no he tenido plan B. Mi vida es el canto. El porro nace de una combinación de indios y negros y luego se vuelve mestizo. Soy simplemente la extensión de ese eco del porro y mi visión es que nuestra música colombiana no se quede de museo. El porro es mi manera de expresar algo propio y no hay que mirar el cielo para ver las estrellas”. Gaitas.

Adriana Lucia, al igual que el escritor Gabriel García Márquez, nació en un pueblito de la Costa Atlántica colombiana el cual abandonó para conquistar el mundo y brindarle el encanto de la música a las estirpes condenadas a la soledad. Adriana Lucía recoge la historia del porro y la convierte en algo más moderno. Fandangos de ciudad. Banda pelayera eléctrica. Juglares eternos como Pablo Florez, compositor de La Aventurera, la primera canción que Adriana Lucía aprendió para cantar en familia. Río Sinú. Córdoba. Nueva York. La misma ciudad en donde murió Luis Carlos Meyer, conocido como El Rey del Porro. Historias que teje el destino. Discurso universal. Cien años de soledad.

Esta es la historia detrás de la película “Porro hecho en Colombia”, la primera aventura de Adriana Lucía como productora de cine. Se estrena en los Teatros Tribeca este sábado y luego hay rumba con su voz profunda y sus cantos de amor y pasión. Adriana Lucía compone y canta sus propias canciones, las cuales han interpretado otros cantantes como Marc Anthony y Paulina Rubio. Su canción Quiero que te quedes, que fue grabada en el 2008 con Carlos Vives, “ha generado más de 40 millones de visitantes en Youtube”, dijo Adriana Lucía.

Dice que se presenta en cualquier lado en donde sea bienvenida y que ama a todas sus canciones por igual. Vive en Bogotá, es casada y tiene un hijo llamado Salomón.

En su canción Porro bonito, Adriana Lucía dice que este ritmo musical es una muestra cultural de lo que ha dado su región, “el viejo Bolívar”, y le canta a El Carito y a la chicha que se bebe hasta el amanecer en las fiestas del pueblo. La aldea global en la voz de Adriana Lucía. San Pelayo.

Javier Castaño / Nueva York