Este viernes se conmemora el décimo cuarto aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Se han programado ceremonias recordatorias en todo el país del día en que secuestradores tomaron aviones de pasajeros y estrellaron dos contra el World Trade Center en Nueva York, uno en el Pentágono y un cuarto avión se estrelló en un campo en Pennsylvania, antes de llegar a un probable objetivo en Washington.

Familiares de las víctimas en Nueva York se reunirán este mañana para una ceremonia donde repicarán las campanas y se leerán los nombres de las casi 3.000 víctimas de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas.

El presidente Barack Obama, junto a su esposa Michelle, y personal de la Casa Blanca observarán un momento de silencio esta mañana en el momento exacto en que ocurrió el primer ataque. En la tarde, el presidente realizará un cabildo abierto con solados en Fort Meade, en las afueras de Washington, para conversar con los estadounidenses que ayudan a mantener seguro el país.

Una ceremonia privada de recordación tendrá lugar en la mañana en el Pentágono para los familiares de las víctimas en el ataque a la sede del Departamento de Defensa. Una ceremonia pública encabezada por el secretario de Defensa, Ash Carter, tendrá lugar por la tarde.

Cerca de Shanksville, en el oeste de Pennsylvania, el Monumento Nacional al Vuelo 93 completó su centro de visitantes en memoria de los pasajeros y tripulantes que llevaron a cabo un ataque contra los secuestradores para controlar el avión.

Desde los mortales ataques de hace 14 años, se ha erigido un museo del 11 de septiembre en el sitio que ocuparon las Torres Gemelas en Nueva York, donde se exhiben artefactos y fotografías del ataque.

En el Pentágono, donde 184 personas murieron el 11 de septiembre de 2001, 184 bancos sobre una fuente de agua recuerdan a los víctimas.