Esta noche la temperatura puede bajar a menos 10 grados Fahrenheit que equivale a menos 23 grados centígrados. Como vivimos en Nueva York y no estamos en las playas de Caribe o Argentina, lo mejor es protegernos. Es la hora de meterse al hogar, prender el televisor, tomar sopita o chocolate caliente y dormir empiernado. Afuera no sólo estará haciendo frío, sino que los vientos soplarán a 45 millas por hora.

Empiernado

Dormir empiernado aumenta el calor del cuerpo y lo protege de la hipotermia.

Si tiene que salir a la calle esta noche y mañana viernes, vista varias capas de ropa. Medias cortas y largas. Calzones. Camiseta esqueleto, de manga larga y doble. Buzo y chaqueta. Abrigo impermeable. Y no olvide la bufanda y los guantes. Lo más indispensable, protéjase la cabeza con un gorro o sombrero. Cuelgue los tenis y vista botas gruesas que no dejen pasar el agua a sus pies.

En especial, cuide a los niños, a los ancianos y a los enfermos. Si tiene un amigo que no puede valerse por si solo, visítelo y ayúdele a enfrentar el frío. Si no tiene en donde dormir o las condiciones de su vivienda son precarias, llame al 311 y pregunte, en español, en donde hay refugios. La ciudad dispone de varios edificios para proteger los desamparados.

Febrero ha sido un mes muy frío y las bajas temperaturas no se alejan. Evite la hipotermia o congelamiento. Si se siente cansado, comienza a temblar o palidecer, pida ayuda o llame una ambulancia. No espere a que se congele del frío.

 

No deje que las bajas temperaturas lo dejen como un muñeco congelado y cubierto de nieve. Fotos Javier Castaño

No deje que las bajas temperaturas lo dejen como un muñeco congelado y cubierto de nieve. Fotos Javier Castaño

Si tiene que palear para retirar la nieve, recuerde que no es fácil porque se ha solidificado. La nieve congelada es tan dura como una roca. Así que métase la mano al bolsillo y páguele a alguien para que haga el trabajo de retirar la nieve que rodea su auto o casa. Hay jóvenes que cobran alrededor de 30 dólares por este tipo de trabajo. Muchas personas, en especial ancianos, han muerto por palear durante un tiempo muy prolongado.