El calor y la humedad no dan tregua en Nueva York. El mercurio marca casi los 100 grados de temperatura, pero se siente como a 110 grados debido a la humedad y la poca brisa. El calor se concentra en la Gran Manzana por los edificios, los motores de los carros, la congestion y la cantidad de gente que va de un lado a otros en tren, bus o caminando.

Las playas de Nueva York son una buena opción para mantener fresca a la familia.

Las mejores recomendaciones para reducir el impacto del calor son: no haga mucho ejercicio, beba mucho líquido, manténgase a la sombra, vista ropa ligera y de color blanco y busque lugares con aire acondicionado para pasar el día.

Proteja a los ancianos, a los niños y a las mascotas manteníendolos en un lugar ventilado y muninistrándoles muchas bebidas.Evite el licor y los líquidos con mucho azúcar.

La ciudad de Nueva York abrió este fin de semana 200 lugares con aire acondicionado para aquellos que no tienen cómo refugiarse del calor. El alcalde Bloomberg dijo que lo mejor es tomarla con calma, no agitarse y buscar la sombra.

Sin embargo, lo mejor es acudir a una piscina pública o salir de la ciudad de Nueva York para evitar la humedad y la congestion. Las playas también son una buena opción.

Si va a la playa, úntese crema para protegerse el sol, métase al agua, diviértase mirando a su alrededor y beba y beba agua. La cerveza emborracha y los jugos tienen mucho azúcar y engordan. Como hay mucha gente en las playas, no se incomode, busque un lugar en donde pueda extender su sábana y disfrute.

Lea un libro, hable con las personas a su alrededor y por ningún motivo lleve su ‘laptop’ o computador portátil porque lo daña. Una vez ingrese la arena al interior de su computador por cualquier agujero, dejará de funcionar con la misma efectividad de antes.

Tómela con calma porque el calor nos acompañará por varios días y a mal tiempo buena cara. Broncéese.

Esconderse del calor no es muy costoso. Quédarse en casa es muy módico. Puede tomar el tren o el bus y dirigirse a una playa o piscina pública y lleve líquidos en un recipiente en donde los pueda mantener fríos por varias horas. Prepárese un emparedado y meta todo en un maletín que pueda colgar del hombro para que no se agite demasiado.

El calor estará con nosotros por más de un mes, así que acostúmbrese y trate de no sufrir mucho. Un vereno en Nueva York es una buena experiencia y no necesariamente costosa.