El restaurante Mojitos se tomó la Northern Boulevard y la calle 80 en Jackson Heights, Queens. Foto Javier Castaño

Este miércoles los restaurantes de la ciudad de Nueva York podrán reabrir sus puertas hasta el 25% de su capacidad. Desde marzo de este año tuvieron que cerrar y el pasado junio les permitieron servir al aire libre y en terrazas.

Los propietarios argumentan que esto no es suficiente para pagar la renta y los empleados y que están al borde de la quiebra. Algunos restaurantes han cerrado sus puertas y otros solo emplean el 20 por ciento de su nómina cuyo salario no pasa del mínimo.

Por eso le exigen al gobernador Andrew Cuomo que los deje reabrir con el 50% de capacidad, como sucede en otras partes del estado de Nueva York. El otro problema es que el invierno se aproxima y los clientes no se sentarán más al aire libre debido al frío y el viento.

Los dueños de restaurantes se manifestaron al frente de la oficina del gobernador Cuomo en Manhattan y llevaron un ataúd como símbolo de la muerte de sus establecimientos.

Un recorrido por la Avenida Roosevelt, Northern Boulevard o Queens Boulevard muestra con claridad que los restaurantes están sobreviviendo. Las meseras atienden a sus clientes en la calle, la gente espera la comida con tapabocas y la música suena a todo volumen.

El ambiente es similar a muchos pueblos de tierra caliente en Latinoamérica o El Caribe.

Pero hay dos factores que las autoridades de la ciudad de Nueva York están vigilando con mucha atención.

Primero, la apertura de las escuelas públicas a donde acuden más de un millón de estudiantes. Si los contagios aumentan en las aulas de clase, la ciudad volverá a encerrarse.

Segundo, el aumento en los casos de Coronavirus en algunos vecindarios de Brooklyn: Gravesend, Midwood, Borough Park, Bensonhurst, Sheepshead Bay, Williamsburg y Flatlands en Brooklyn. En Queens: Kew Gardens, Far Rockaway-Edgemere, Rego Park, Kew Gardens Hills y Kensington-Windsor Terrace.

Gran parte de estos vecindarios son habitados por la comunidad judío ortodoxa, quienes se congregan en multitud para celebrar sus fiestas y no usan tapabocas ni creen en algunos avances de la medicina moderna como las vacunas.

La Taquería y Bar Coatzingo sirve en el andén y la Avenida Roosevelt con calle 76. Foto Javier Castaño

Las meseras del Bar Scorpion atiende la clientela en la Avenida Roosevelt y la calle 75. Foto Javier Castaño

El promedio de contagio en la ciudad de Nueva York es del 1,93%, aunque en algunos de estos vecindarios ha llegado al 6%. En Gravensend el promedio llegó al 7% y las autoridades activaron las alarmas.

Este nivel de contagio es parecido al que esta ciudad tenían el pasado mes de junio. Si el promedio llega al 3%, las escuelas públicas volverán a cerrar y los restaurantes tendrán que ofrecer comida para llevar, sin poder atender comensales en sus establecimientos.

El viernes pasado la ciudad de Nueva York volvió a tener mil casos nuevos de Coronavirus y 11 fallecidos. Algo alarmante. El alcalde Bill de Blasio ha insistido que la gente debe hacerse la prueba de Coronavirus, vestir tapabocas y seguir con el distanciamiento físico.

En Estados Unidos la cifra de infectados es de 7 millones 109.351 y los muertos ascienden a 204.742.