En exclusiva, QueensLatino habló con una maestra de las escuelas públicas que se contagió, recibió instrucción en su plantel educativo sobre la educación digital y dijo que los planteles educativos no deben abrir porque no están listos.

Por Gissell Calvo

Una maestra que prefiere el anonimato porque se contagió de Coronavirus y recibió entrenamiento para las clases virtuales, dijo que es inaceptable el regreso a las aulas. “Estoy en desacuerdo con la reapertura porque yo fui víctima del COVID-19. Una compañera murió y yo estuve muy grave, pero gracias a Dios puedo estar contando la experiencia”, dijo.

“La educación de los niños es muy importante, prepararlos para su futuro, pero más importante es la vida”, añadió desde su apartamento en el que ha permanecido en confinamiento.

La pandemia ha impactado la educación y en especial las escuelas públicas.

Todas cerraron y los estudiantes pasaron a tener únicamente clases virtuales en compañía de los padres. Así comenzó el debate.

Michael Mulgrew. Foto NYC

“En el momento en que nos demos cuenta que el alcalde está tratando de forzar a la gente a una situación que no es segura, vamos a la corte y tomamos una acción legal”, dijo Michael Mulgrew, presidente de la Federación Unida de Maestros (UFT).

Las opiniones de los padres están divididas.

“Yo no quiero que mis hijos vuelvan al colegio. Hemos estado tanto tiempo en confinamiento y el regreso a clases es un punto para que vuelva el virus a reactivarse”, dijo Natalia Rodríguez, una madre que tiene temor de que su hija pueda contagiarse al tener contacto con tantas personas.

Diana Martínez, madre de cuatro niños, quiere que regresen a las aulas porque supervisarlos en el hogar requiere de mucho esfuerzo.  “Para mí sería perfecto que volvieran a la escuela. Uno de mis hijos tiene autismo y se me juntan todas las terapias y clases y yo me quiero volver loca. Es demasiado para mi”, dijo Martínez.

Marisol Santos dijo que la escuela es fundamental para que sus hijos  puedan interactuar con otros niños y tener un mejor aprendizaje. “Mis hijos no va a saber cómo comunicarse, cómo jugar. Están en una edad en la que necesitan esa clase de enseñanza y se la están quitando”, dijo Santos.

Esta profesora prefierió ocultar su rostro porque se contagió en la escuela y no está de acuerdo con el regreso de los estudiantes a las aulas. Foto-video Gissell Calvo

Por presión de sindicatos las cuelas públicas abren tarde

Ante la presión sindical, la ciudad de Nueva York comenzará tarde este año escolar. El lunes 21 de septiembre comenzarán las clases en los planteles educativos. Los profesores tendrán que reportarse el martes 8 de septiembre para entrenarse y adaptarse a la instrucción por Internet, que comienza el miércoles 16 de septiembre.
Los profesores instruirán a los estudiantes en los protocolos de salud, como vestir tapabocas, lavarse las manos y mantener la distancia. Harán énfasis en la educación digital, salud integral y balance emocional para adaptarse a esta nueva dinámica educativa.
La ciudad no abrirá las escuelas si la tasa de infección supera el 3 por ciento. En la actualidad es del 1.3 por ciento.
El canciller de educación Richard Carranza dijo que abrir las escuelas durante la pandemia es el desafío más grande que ha enfrentado el sistema escolar de esta ciudad. “Muchas cosas son nuevas este año, la mayoría de los estudiantes planean regresar a las aulas y allí estaremos para brindar una enseñanza saludable y segura todo el tiempo”.

El canciller Richard Carranza y el alcalde Bill de Blasio supervisando escuelas antes de la apertura de este año. Foto alcaldía NYC

Michael Mulgrew, presidente del sindicato de maestros (UFT), dijo: “La ciudad de Nueva York tendrá las políticas más agresivas y las más seguras en toda la nación”.
Desde el comienzo de este mes se activaron 34 lugares para hacer pruebas de Coronavirus a estudiantes, profesores y personal administrativo del Departamento de Educación (DOE). Los resultados se obtienen en uno o dos días.
Desde el primero de octubre el 10 o 20 por ciento de los estudiantes que reciben educación presencial y en sus hogares serán examinados al azar para saber si están enfermos de Coronavirus. Los padres tienen que firmar una autorización para participar en estas pruebas.
“Hemos puesto la salud de más de un millón 100 mil estudiantes primero, además del bienestar de todo el personal de educación pública. La mayoría de los estudiantes quieren regresar a la escuela bajo la orientación de los profesores y allí estaremos para garantizar una educación íntegra y saludable”, concluyó Bill de Blasio, alcalde de la ciudad de Nueva York.