Cinthya Celis, de camiseta azul, golpeando los tambores. Fotos Javier Castaño.

“La organización Se Hace Camino Nueva York ha luchado por nosotros en contra el odio, la discriminación y el abuso”, dijo Francisco Moya al comienzo de la Caminata por la Justicia que concluyó en el Parque Flushing de Queens. Hubo tambores, comida, baile y danza. Esta caminata comenzó en el parque ubicado en la intersección de Northern Boulevard y la calle 93. Acudieron alrededor de 450 personas.

“Siempre caminaré con ustedes y les agradezco que hayan venido. Mis padres también fueron inmigrantes como ustedes”, dijo Moya, el candidato único del partido demócrata por la Asamblea de Nueva York éste próximo 2 de noviembre. Tiene el triunfo asegurado.

Los políticos y Ana María Archila, al extremo derecho.

Moya no estaba sólo. A su lado se hallaban los concejales Julissa Ferreras, Daniel Dromm y Christine Quinn, además del senador José Peralta, la máxima autoridad en la caminata. Dromm y Quinn no caminaron hasta el parque en ese día soleado, pero los latinos Moya, Julissa y Peralta si completaron el recorrido. Caminaron por los andenes y por la avenida Roosevelt escoltados por la policía de la ciudad de Nueva York.

Quien no tiene el triunfo asegurado y está buscando la reelección es el senador demócrata Peralta. “Cuando hay una injusticia racial, de vivienda o de inmigración, Se Hace Camino Nueva York siempre dice presente. Por eso los apoyo económicamente, para asegurarnos que la justicia llegue a este vecindario”, dijo Peralta. Hubo redoble de tambores en respuesta a sus palabras. El abogado republicano Richard LaSalle será su contrincante en las urnas y ha prometido derrotarlo.

“Aquí estamos representando la bandera de la humanidad y de la justicia porque éste pueblo tiene muchas necesidades”, dijo Ferreras con una hermosa flor amarilla clavada en su negra cabellera. Hubo más aplausos.

El redoble de tambores contrastaba con la gritería de la gente que pedía justicia y la aprobación del Dream Act que le otorga residencia legal a los estudiantes indocumentados y que se ha convertido en caballito de batalla de los políticos demócratas. Cinthya Celis golpeaba su tambor con un palo mientras que su hijo Estevane Hatterjee Vera, de 6 años, la miraba con asombro. Su esposo Angel Vera hacía lo mismo. El grupo lo completaban Daniela Ramos Carpio y su hija Joselyn Carpio, de 2 años, y su esposo Carlos Carpio, además de Noe Chametla.

Uno de los patrocinadores de la marcha fue la publicación QueensLatino.como, además de Vantage, HHC, el Museo de Arte de Queens, Brooklyn Cooperative, TD Bank, el abogado Bryan Pu-Folkes, Kraupner Farmacy, Nexxo, House of Cakes, Capital One, HealthyLIC, Terraza 7 Train y Mí Familia.

La pancarta de QueensLatino.com encabezando la marcha por el andén de Junction Boulevard.

Juanita García entreteniendo al público al final de la marcha.

“Esta es una marcha muy hermosa porque estamos peleando por nuestros derechos como inmigrantes”, dijo Carmen Sánchez vistiendo una camiseta roja de Se Hace Camino Nueva York.

Al lado de la plataforma se hallaba Francisca Montoya, la organizadora de la marcha, y Francisco Curiel, otro de los organizadores. “¿Qué queremos?”, preguntaba Montoya, y la gente respondía al unísono: “Justicia y ahora”. Montoya agregaba: Sigamos luchando para crear poder popular”. Más redoble de tambores y la gente gritaba “reforma sí, redadas no” y “sí se pudo”.

El concejal Dromm, quien ha mejorado su español, dijo que siempre está presente por los gay, las lesbianas y los transexuales. “Los inmigrantes no votan, pero pueden hacer otras cosas como marchar, recoger dinero y golpear puertas”, dijo Dromm. “En parte yo fui elegido por los inmigrantes”.

L. Esta concejal Quinn, quien se disculpó por no hablar español, dijo que la ciudad de Nueva York ha sido construida por inmigrantes y siempre serán importantes. “Este miércoles mi colega Dromm presentará una resolución en apoyo al Dream Act y será aprobada a finales de éste mes”.

La organización Se Hace Camino Nueva York repartió premios entre las personas que ayudaron a recoger casi 50 mil dólares en los últimos meses, “con el fin de apoyar las causas de los inmigrantes”. Entre los jóvenes, Guadalupe Graciada recaudó 105 dólares. Un miembro de la junta, Guillermo Serna, recaudó 385 dólares. Daisy Cuevas casi 500 dólares y María Cruz fue la primera líder en recaudar dinero. César Palameque fue el que más dinero recogió, casi 2,000 dólares y por eso recibió un televisor de plasma. Nicole Denunccio, del Departamento de Desarrollo de Se Hace Camino Nueva York, también recibió reconocimiento por su trabajo en la recolección de dinero con motivo de la caminata.

“El mérito es que recogieron de 5, 10 y 20 dólares”, dijo Ana María Archila, directora de Se Hace Camino Nueva York en su sede de Queens. “Esta primera caminata por la justicia ha sido un éxito y demuestra la visión e inteligencia de nuestro movimiento”. Archila también le agradeció a los políticos: “Ustedes son muy cercanos a nosotros y agradecemos su ayuda. Esta primera Caminata por la Justicia ha sido un éxito”.

Miguel Piedra, quien llevaba una pancarta del Frente Unido de Inmigrantes Ecuatorianos, dijo durante el recorrido de la caminata que “hay desamparo social y político en nuestra comunidad”. Amparo Rodríguez, quien vio pasar la marcha por la calle 108 de Corona, dijo que es bueno ver a la gente manifestando, “pero no entiendo por qué los latinos somos cada año más pobres y nuestros problemas de vivienda y de educación y de abuso aumentan. Alguien nos está mintiendo”.

En el Parque Flushing hubo comida a 3 dólares el plato de pollo picante con arroz y habichuelas. Saúl López cantó música mexicana, Juanita García se puso un traje amarillo y puso a la gente a bailar en círculo. Y el grupo de madre e hija llamado Otoño y Primavera, integrado por Fanny y Eva Goldfeder, cantó temas conocidos entre el público latinoamericano. Tuvieron el acompañamiento del violinista Juan Tavera.

Otoño y Primavera cantando.

Los niños pudieron dibujar con la ayuda de instructores al final de la caminata.

“Vine para apoyar a la comunidad y porque mí hermano, del grupo Calle 13, ha estado apoyando a los inmigrantes”, dijo Milena Pérez Joglar.En la tarima comenzaba a prepararse el grupo Teatro de Inmigrantes de Se Hace Camino Nueva York.