Volantes que han usado las dos campañas a la gobernación del estado de Nueva York, a la izquierda los ataques a Cuomo y a la derecha contra Paladino.

La disputa por la gobernación del estado de Nueva York ha comenzado su primer asalto. Andrew Cuomo había estado callado ante los ataques del republicano Carl Paladino. Pero esta semana el demócrata comenzó a atacar el récord de Paladino en cuanto al aborto, la asistencia social, la educación y la evasión de impuestos.

Sin embargo, en la televisión los ataques han sido constantes y han surgido varios volantes en donde los dos políticos caracterizan a su oponente con calificativos degradantes. Paladino ha sido caracterizado como un cerdo que no paga impuestos y Cuomo como un criminal que necesita bañarse para limpiar sus actos.

Cuomo ha criticado a Paladino por enviar correos electrónicos pornográficos y racistas, inclusive para rebajar al presidente Obama. “Son correos ofensivos y muy bajos”, dijo Cuomo. Los demócratas tienen una campaña en televisión en contra de Paladino en la cual argumentan que recibe reducción de impuestos del gobierno para crear trabajos, pero que sólo ha creado uno.

El primer ataque directo y en vivo se produjo cuando Cuomo, el actual fiscal del estado, asistió a una reunión en el Centro Cultural Dwyer de Harlem con un grupo de líderes negros. Paladino es un millonario de Búfalo que ganó la nominación del partido republicano al vencer en las urnas a Rick Lazio.

“Voy a llevar un bate a Albany para acabar con la corrupción”, dijo Paladino cuando venció a Lazio, del Partido Independiente. Lazio no apoyó a Paladino directamente, aunque sí dijo que era mejor candidato que Cuomo.

Andrew Cuomo es el hijo del ex gobernador del estado de Nueva York, Mario Cuomo, quien sigue siendo un líder en la política. “Mi oponente quiere limitar el derecho de una mujer a abortar, inclusive habiendo sido violada o víctima de incesto, y esa es una posición extrema”, dijo Cuomo. “Así como también en extremista cuando plantea desplazar a las familias que reciben seguro social (welfare) a campos de trabajo”.

Cuomo se había limitado a caracterizar a Paladino como un político con la visión del llamado ‘Tea Party’, de orientación conservadora. “Yo tengo un plan, una agenda y una posición”, dijo Cuomo. “Mí oponente tiene una plataforma. Y quiero que el electorado entienda la diferencia.

“Si Cuomo piensa que el Tea Party no tiene cabida en Nueva York, Carl Paladino sabe que más de 200,000 votantes registrados en el estado no están de acuerdo con Cuomo y así lo demostrarán en las elecciones primarias del 2 de noviembre”, dijo Michael Caputo, gerente de la campaña de Paladino.

Los dos candidatos, Cuomo y Paladino, han saludado a los transeúntes en las estaciones de los trenes y también se han desplazado por la ciudad de Nueva York en tren con el fin de saludar a los posibles votantes.

El concejal negro Charles Barron está llevando a cabo una campaña política de protesta por la gobernación en representación del Freedom Party (Partido de la Libertad). Su frase de cajón: “Cuomo-Paladino es el mismo juego con diferente nombre”.

El problema es que las encuestas para determinar quién va ganando no se ponen de acuerdo. Algo poco común que señala su copa efectividad o que simplemente buscan favorecer a un candidato determinado. Por ejemplo, el Marist College pone a Cuomo con una ventaje de 19 puntos sobre Paladino. Sin embargo, la Universidad de Quinnipiac sólo le otorga una ventaja de 6 puntos. ¿A quién creerle? Ambas encuestas se realizaron la semana pasada.

El actual gobernador del estado de Nueva Yor es David Paterson, pero no busca su reelección.