El presidente Obama es cristiano. Foto Casa Blanca.

La controversia por la construcción de la mezquita musulmán a dos cuadras de donde quedaban las Torres Gemelas, sigue afectado al presidente Obama. “No me arrepiento de lo que dije sobre la libertad de religión y tampoco me quiero meter a rechazar o aprobar la construcción porque es un asunto local de Nueva York”, dijo el presidente estadounidense.

Hasta el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, se ofreció a ser mediador y dijo que no tenía una fuerte opinión al respecto, “pero ojalá que consigan otro lugar más retirado del World Trade Center”.

En una encuesta del Pew Research Center se determinó que el 18% de la población de esta nación cree que el presidente Obama es musulmán y el 34% que es cristiano. En otra encuesta de la revista Times se concluyó que el 24% creen que es musulmán y el 47% que es cristiano.

La verdad: el presidente Barack Obama es cristiano desde chiquito.
En este año de elecciones, el tema de la construcción de la mezquita se volvió un asunto político a nivel nacional. En el estado de Nueva York es una papa caliente que puede ayudar a terminar con el control demócrata en el Senado y el Congreso.
La mezquita se construirá en el número 51 de Park Streeet, tendrá 13 pisos, un auditorio para 500 personas, piscina y gimnasio.
“Buscar otro lugar para la construcción es un momento histórico en Nueva York”, dijo el gobernador Paterson. Sin embargo, el empresario musulmán dice que sigue con los planes de la construcción, la cual fue aprobada por la ciudad de Nueva York. Paterson habla de que ha hablado con el empresario y el empresario dice que nunca ha hablado con el gobernador de éste estado.

David Paterson, gobernador del estado de Nueva York.

La construcción de una mezquita en el bajo Manhattan sigue causando estragos políticos. El gobernador Paterson dijo que se reunirá con los constructores para tratar de convencerlos de que busquen otro lugar. Así lo afirmó el congresista de Queens, Peter King, quien añadió que algunos activistas también acudirán a la cita. King, republicano, no está de acuerdo con la construcción de la mezquita en los alrededores World Trade Center.

La construcción de la mezquita y centro comunitarios ha sido atacada por quienes consideran que el edificio está a solo dos cuadras de donde estaban las Torres Gemelas. Los aviones con que tumbaron las edificaciones del World Trade Center fueron conducidos por musulmanes, las mismas personas que acudirán a rezar a esa mezquita. Esta semana aparecieron grafitis escritos en el andén que condenan o apoyan la construcción de la mezquita.

La ciudad de Nueva York aprobó la construcción de la mezquita, pero las implicaciones políticas no han parado después que el presidente Obama se pronunció al respecto.

El inversionista Sharif El-Gamat dijo que no tiene planes de buscar otro lugar para levantar la mezquita y que tiene los 100 millones de dólares listos para comenzar la construcción.

El-Gamat insiste en que la mezquita será un centro comunitario que atraerá a miles de personas de todo el mundo y que dos cuadras es una distancia bastante prudente para construir un templo de oración.

ATAQUES A PRESIDENTE OBAMA

Los legisladores republicanos atacaron al presidente de EE.UU., Barack Obama, por sus comentarios sobre un polémico plan para construir un centro cultural musulmán y una mezquita, cerca de la llamada «zona cero» en Nueva York.

El senador John Cornyn, dijo en el programa de televisión Fox News Sunday, que “esto no tiene que ver con la libertad de religión, porque todos respetamos el derecho a orar según le dicta la conciencia”.

El senador opositor dijo que los cuestionamiento son de otra naturaleza y es que “creo que es imprudente construir una mezquita en el lugar donde 3.000 personas perdieron la vida como resultado de un ataque terrorista”.

En un cuestionamiento reiterado por la oposición republicana, sobre la falta de contacto del poder ejecutivo con la realidad del país, el senador Cornyn subrayó que “para mí, esto demuestra que Washington y la Casa Blanca parecen estar desconectados de la realidad del país”.

Obama dijo que apoya el derecho de los musulmanes a construir un lugar para orar y un centro comunitario en terrenos privados en la Ciudad de Nueva York. Sin embargo, el mandatario aclaró que no comentaría sobre la prudencia de hacerlo.

De esta forma el presidente pareció hacer una aclaración sobre los declaraciones anteriores, sobre el propuesto centro musulmán, llamado Casa Córdoba.

«Como ciudadano, como presidente, considero que los musulmanes tienen el mismo derecho a practicar su religión que cualquier otra persona en este país», dijo Obama durante una cena para celebrar el sagrado mes islámico del Ramadán, donde reafirmó que el compromiso de Estados Unidos con la libertad religiosa debe ser inquebrantable.

También, el senador demócrata de Rhode Island, Jack Reed, apoyó los comentarios del presidente Obama sobre el derecho constitucional de todas las personas a practicar su religión.

Según el legislador oficialista, Obama “tiene derecho de recordarnos que nuestras tradiciones incluyen la tolerancia para todas las religiones y pienso que él también reconoce que este debate es muy doloroso para las víctimas, las familias, y trae a la memoria los terribles momentos del 11 de septiembre”.

Sin embargo, el senador Reed también destacó que está en el interés de la nación servir como ejemplo de tolerancia religiosa y coexistencia pacífica, especialmente dada la participación de Estados Unidos en la guerra de Afganistán.

Los permisos de construcción son otorgados por las autoridades locales y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, expresó su apoyo a la propuesta mezquita como una forma de superar las diferencias en la Ciudad.

VOA