Inhalador para conductores borrachos.

Manejar borracho con un menor de edad como pasajero es un delito grave en el estado de Nueva York y da cárcel por varios años. Además, si lo paran conduciendo ebrio entonces deberá instalar un inhalador para poder encender el auto. Si el aparato detecta que el conductor ha tomado licor o ingerido drogas de algún tipo, el carro no prende.

Si maneja borracho y lleva un menor en el auto, de ahora en adelante será un delito grave que puede llevarlo a la cárcel o a la pérdida definitiva de su licencia de conducción. Esta ley se conoce como Leandra en honor a una menor llamada Leandra Rosado, quien perdió la vida porque Carmen Huertas, de El Bronx, manejaba borracha y se estrelló.

Huertas se declaró culpable de homicidio involuntario y enfrenta hasta 14 años de prisión por la muerte de Leandra Rosado, de 11 años.

Si el conductor de un carro maneja borracho y es atrapado por la policía, entonces se verá obligado a colocar un dispositivo con el fin de soplar antes de encender el auto. Si el aparato detecta que ha tomado, entonce el auto no prende.

La ley fue firmada por el gobernador David Paterson el 18 de noviembre del año pasado y entra en efecto esta semana.

“Con esta importante ley, el estado de Nueva York se adhiere a una de las más fuertes normas para castigar a los conductores borrachos y nos estamos enfocando en la prevención. La gente debe de pensar antes de manejar en estado de ebriedad y con mayor razón cuando tenga un menor como pasajero”, dijo el gobernador Paterson este fin de semana.

Nueva York se une así a otros nueve estados que exigen la instalación del aparato inhalador luego de que el conductor sea hallado manejando borracho. En el estado de Vermont no se aprobó una ley similar a comienzos de este años.