Agentes de Inmigración metiendo niños en salones para menores de edad y procesarlos. Foto Voa

Las autoridades de Estados Unidos están alertando sobre el peligro de los cruces irregulares a medida que aumenta la cifra de detenciones en el área del Río Grande, según constató un equipo de la Voz de América.

Ello en el contexto del incremento de los cruces de familias y menores no acompañados por la frontera sur, entre México y Estados Unidos. La cifra entre enero y febrero fue de un incremento en 168% y 63%, respectivamente.

Vecinos de las zonas fronterizas consultados por VOA ofrecieron sus testimonios, que dan fe del aumento de cruces irregulares de personas provenientes de países de la región.

“Pasan y se pasan y ya! Uno que otro que a veces se brinca por aquí, ya me tienen quebradas las agarraderas, eso no les importa se meten allá en la casa que esta abandonada también”, dijo Mariano, un residente de Romas, Texas, que pidió no ser identificado por temor a represalias de los traficantes de personas y carteles que operan en la frontera entre México y Estados Unidos.

La casa de Mariano está a la orilla del Río Grande donde, según explicó, siempre cruzan personas por allí. A su vez aludió al incremento actual.

“Ahora con la pasada de los inmigrantes de allá de Guatemala, de todo eso, centroamericanos, ha habido mucho auge, pasan partidas, hasta más de 100, son niños, señoras con niños, enfermas y luego en estado (embarazadas). Y pues así se viene la pobre gente”, afirmó.

Migrant children rest inside a pod in the Donna Department of Homeland Security holding facility, the main detention center for…
En Fotos: ¿Cómo se encuentran los niños inmigrantes en el centro de detención de Texas?
Las autoridades de Estados Unidos permitieron por primera vez a la prensa el acceso al centro de detención para niños inmigrantes no acompañados, en Donna, Texas. Los menores esperan el proceso en tiendas de campaña antes de ser documentados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos y de ahí ser llevados ante un familiar o patrocinador. Actualmente, la cantidad de niños en este recinto excede por mucho la capacidad ideal, según reportan las agencias de prensa y legisladores republicanos.

El incremento ocurre en momentos en que el gobierno del presidente Joe Biden busca soluciones a través de medidas y diálogos con países emisores de inmigrantes para revertir la situación. El incremento de las llegadas ha provocado la preocupación y críticas de los republicanos al plan de Biden sobre inmigración, que arrancó revirtiendo medidas de la anterior administración de Donald Trump.

El gobierno de Biden ha reiterado que las fronteras no están abiertas y ha continuado devolviendo inmigrantes a sus países. No obstante, mantiene que su plan es hacer más “humano” el sistema migratorio estadounidense.

La administración Biden ha insistido en los peligros de cruzar de manera irregular. Un ejemplo de ello fue el caso reportado por el Departamento de Seguridad del estado de Texas, que asistió a la patrulla fronteriza en el rescate de una bebé de 6 meses que fue arrojada al agua, al parecer por los llamados coyotes, mientras cruzaba con su mamá, el río Grande en una lancha, en la ciudad de Roma, Texas, que colinda con la ciudad San Miguel Alemán en México.

“Hace aproximadamente un mes y medio, estaba aquí hablando con una de las niñas, y le dije a la delegación del Congreso lo mismo, que íbamos a enviarla al hospital”, dijo a la VOA Oscar Escamilla, director ejecutivo interino de la Patrulla Fronteriza del Río Grande. “A medida que me acerqué a ella, me dí cuenta de que no podía hablar. Y le pregunté al personal médico qué pasó. La razón por la que iba al hospital es porque había le dio gangrena. Y la razón por la que no podía hablar, era porque había perdido la voz mientras la violaban. Esas cosas golpean duro”, afirmó.

Críticas republicanas

Los republicanos han cuestionado reiteradamente el plan de Biden y han propuesto su propia idea de cómo abordar el tema inmigratorio.

El costo de estas operaciones es cuestionado además por residentes de McAllen, como Daniel de La Rosa, tras el aumento de las detenciones en la zona.

“Ellos reciben todo, comida, ropa, todas las necesidades (…) sí, nosotros podemos ayudar, pero qué (hacen por) nosotros los ciudadanos aquí en Estados Unidos”, afirmó McAllen, que llevaba una gorra roja con la leyenda de la campaña presidencial de Trump “Keep America Great”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram. Voa