¿Se han preguntado, por qué no tienen una mejor situación financiera? La realidad es que la mayoría de los latinos no tienen sus finanzas en orden y la razón es muy sencilla: no tenemos la cultura de prevención. Nuestros abuelitos no nos enseñaron a planear, no crecimos escuchando pláticas de dinero en nuestras casas, no se hablaba de cómo enfrentar los retos económicos en caso de alguna emergencia y mucho menos se acostumbraba a ahorrar. Se debe a que la mayoría de los países latinoamericanos tiene una situación económica inestable.

La era digital ha revolucionado las comunicaciones y hay más información accesible para todos. Desafortunadamente, la información acerca de educación financiera no está en la agenda de las personas. ¿Por qué?, Porque las prioridades de los latinos es ganarnos la vida, trabajar para mantener a nuestras familias y con la dinámica y cultura de este país, no buscamos tiempo para educarnos e informarnos sobre los servicios financieros que pueden beneficiarnos.

Tenemos conciencia que como inmigrantes debemos de adaptarnos y fusionarnos con la cultura y sistema de este país. Sólo es cuestión de levantar la mano y preguntar y preguntar. Las prioridades financieras es lo primero que se tiene que establecer para empezar a ver cambios en nuestra situación económica. Empezando con los siguientes consejos:

  1. Hacer un presupuesto: Reunirse en familia para que todos sepan el ingreso y el egreso familiar, cuánto nos gastamos en las necesidades básicas y hacer ajustes para minimizar los gastos innecesarios.
  2. Automatizar tus pagos: Automatizar tus pagos mensuales para evitar cargos por atraso y lograr más control con un documento electrónico. Todavía hay gente que va a tiendas de multiservicios en donde le cobran hasta 3 dólares por pagar una factura de casa.
  3. Obtener crédito. Si aún no tienes crédito, hay instituciones bancarias que te pueden ayudar a empezar con una tarjeta de crédito pre-pagada y después de 18 meses te otorgan una tarjeta sin depósito, y te regresan tu pago con un interés de ganancia. Si ya tienes crédito, hay varias páginas en la red donde puedes revisar tu crédito gratuitamente y recibir notificaciones mensuales si baja o sube tu puntaje FICO (Fair Isaac Corporation) que es una marca particular para medir el crédito y básicamente predice las probabilidades de que pagues tus préstamos a tiempo.
  4. Edúcate. Como lo mencioné anteriormente, en la era digital hay muchas páginas para obtener información. Organiza tu tiempo para que puedas leer acerca de finanzas personales. Hay libros, sitios en la red, blogs y videos que te pueden ayudar a ser más organizado con tus finanzas.
  5. Ahorra. Si no tienes el hábito de ahorrar, empieza con un 10% de tu ingreso mensual, pero primero debes de estar seguro de que tienes tus gastos muy bien planeados. Hay personas que me dicen es que ¡no puedo ahorrar! ¡Vivo al día!, pero vamos a ser sinceros, ¡el que quiere puede! Y si ustedes están decididos a cambiar los hábitos poco a poco, todo es posible.

Hasta la próxima columna. ¡Y recuerden amigos: ¡Si te organizas lo realizas!

Si deseas una consulta gratuita, comunícate conmigo al teléfono (646) 227 8220.