La gente ha salido a presionar a los políticos porque no pueden pagar la renta y la situación tiende a agravarse porque la pandemia sigue avanzando.

Debido a la pandemia de Coronavirus, en el estado de Nueva York se suspenden los desalojos o desahucios hasta el primero de enero del año entrante. “Queremos estar seguros que las personas con dificultades económicas no sean desalojadas de sus viviendas”, dijo el gobernador Andrew Cuomo.

Esta medida se tomó el pasado marzo cuando el brote de Covid-19 contagió a miles de personas y comenzó a matar a residentes de nuestra área.

No hay desalojos, pero los inquilinos tendrán que pagar la renta atrasada una vez termine la pandemia.

En el estado de Nueva York también están prohibidos los desalojos comerciales hasta el 20 de octubre, además de los ejecuciones hipotecarias. Es decir, quienes no puedan pagar la renta de sus negocios o cancelar el pago mensual de sus hipotecas, tampoco podrán ser desalojados. Aunque siguen acumulando la deuda.

“La pandemia no termina en el estado de Nueva York hasta que lo lo anuncie”, añadió el gobernador Cuomo.

En este estado ha habido 460.868 infectados y 32.722 han muerto. El foco principal a nivel nacional, aunque el problema de los contagios se ha trasladado en los dos últimos meses a otros estados como Florida o Texas.

En la ciudad de Nueva York cada día hay más locales comerciales vacíos, especialmente en Manhattan, donde el turismo prácticamente ha desaparecido. Otro signo de estos tiempos difíciles es el aumento de los desamparados en las calles, bajo los puentes, en los trenes o durmiendo en iglesias o refugios de la ciudad.

Desamparado en Woodside, Queens. Foto Javier Castaño