El cónsul nicaragüense César Mercado cuando recibió esta semana una proclama en Queens. Foto Javier Castaño.

El médico forense de la ciudad de Nueva York finalmente determinó que el cónsul nicaragüense César Mercado se quitó la vida a cuchillazos, algo que sus amigos y familiares dijeron que no pudo haber sucedido “porque le tenía miedo a la sangre” y era un hombre  espiritual.

“Recordemos a César como un gran hombre, incapaz de suicidarse”, dijo Marta Pavón, la tía Mercado que llegó de Centroamérica a recoger el cadáver en compañía de Isabel, la hermana menor del muerto.

El cónsul de Nicaragua en Nueva York murió degollado en su apartamento de El Bronx. El cuchillo que se usó  estaba al lado de su cuerpo rodeado de sangre. César Mercado tenía 34 años.

La autoridad estudió la posibilidad de que Mercado hubiera sido asesinado debido a una relación homosexual. Al parecer fue diagnosticado como portador del Sida y por eso había perdido peso en los últimos meses. También investigan que se haya suicidado, aunque contradice el hecho de que tenía cabello en sus dos manos, señal de que peleó con un atacante. Además, la puerta estaba cerrada pero sin llave, señal de que el posible atacante salió y no tenía llaves.

“Es una muerte terrible y estamos muy apenados”, dijo su amiga Amparo Amador. “Pero no creemos que César haya sido capaz de matarse”. La gente lo recuerda como una persona de buenos modales y cariñoso, además de muy colaborador con las organizaciones comunitarias.

Este fin de semana llegan sus familiares de Nicaragua para llevarse el cadáver, pues Mercado dijo que deseaba ser enterrado en su patria.

Mercado trabajó para el consulado nicaragüense en los últimos 8 años y se desempeñaba como el cónsul general encargado. Su cuerpo fue descubierto por el chofer Edgar Hernández quien subió al apartamento E6 ubicado en el número 2070 de la avenida Grand Concourse.

Danilo Rosales Días, del cuerpo diplomático de Nicargaua, dijo que esperan más información de medicina forense en Nueva York. “Esperamos que se haga justicia porque estamos muy alarmados por su muerte, la cual debe esclarecerse”.

En el apartamento habían dos cuchillos, de 6 y 12 pulgadas, y la cortada en el cuello de Mercado era tan profunda que casi separaba la cabeza del resto de su cuerpo.

Algunos vecinos dijeron haber escuchado ruidos en la madrugada, pero nadie llamó a la policía. Cuando la policía ingresó al apartamento, los muebles estaban algo desorganizados y había sangre en el piso y las paredes.

“La puerta estaba cerrada pero no trancada con llave cuando el conductor halló el cadáver de Mercado, quien estaba completamente vestido”, dijo Paul Browne, vocero del Departamento de Policía de Nueva York.

El hallazgo se produjo a las 10:35 de la mañana del jueves y el chófer fue quien hizo la llamada al 911. Mercado se dirigía a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Manhattan.