Contralor Scott Stringer visitando Queens. Foto Javier Castaño

“Los pequeños negocios de orientación familiar están desapareciendo en la ciudad de Nueva York”, dijo el contralor Scott Stringer en entrevista con QueensLatino. “Los consumidores están comprando más por Internet, están aumentando los restaurantes, cafeterías y tiendas de servicios, pero el alto costo de la renta también los está eliminando”.

El informe.

El contralor se fundamentó en un informe de su oficina publicado en septiembre del año pasado en donde se analiza la situación de los espacios comerciales en la ciudad de Nueva York del 2007 al 2017. Vecindarios como Jackson Heights y Elmhurst salen muy mal librados, además de Jamaica y Glendale, todos de Queens.

Por ejemplo, en el 2017 el índice de locales desocupados en la ciudad de Nueva York fue de 5.8%, para un total de 5.2 millones de pies cuadrados sin rentar. En Queens fue de 6.4%.

En Elmhurst (código de área 11373), el porcentaje de locales vacíos fue del 12.5%, un total de 308.000 pies cuadrados. En Jackson Heights (código de área 11370 que incluye East Elmhurst) el índice que locales vacíos fue de 16%.

El aumento del casi 50% de los locales vacíos en esta ciudad en la última década se debe, según el contralor Stringer, “al efecto Amazon”. La tienda en línea por donde se puede adquirir de todo y le llega a la puerta del hogar.

Entre el 2007 y el 2017, la población de esta ciudad creció en 350,000 personas y se crearon 660,000 nuevos trabajos. El espacio para locales comerciales también creció en este período en 27.1 millones de pies cuadrados.

En otras palabras, la ciudad crece en espacio comercial y sube el costo del alquiler, pero los comerciantes pequeños están siendo expulsados. Un ejemplo es la calle 82, entre la Roosevelt y la avenida 37, en donde las tiendas por departamento, los bancos y los almacenes de teléfonos celulares tomaron posesión de esta arteria. Un local de tamaño mediano en la calle 82 o la avenida Roosevelt puede costar alrededor de 20,000 dólares mensuales de renta.

“La ciudad tiene que hacer un mejor trabajo en defensa de los pequeños comerciantes en lugar de estarlos hostigando y dándoles multas”, dijo el contralor Stringer. “Puede absorber parte de las pérdidas, fomentar estrategias para incentivar a los pequeños comerciantes y planificar mejor el desarrollo de algunas áreas para reducir el impacto negativo sobre los locales comerciales y los contribuyentes”.

Copia completa del informe puede verse en la página digital: www.comptroller.nyc.gov/reports/retail-vacancy-in-new-york-city/

Javier Castaño