Quieren quitale la ciudadanía a los bebés nacidos en esta nación. Foto Javier Castaño.

Varios legisladores republicanos se manifestaron a favor de cambiar la enmienda número 14 de la Constitución estadounidense para que los hijos de indocumentados nacidos en EE.UU. no puedan obtener la ciudadanía, ya que, según consideran, esto motiva a que más inmigrantes ilegales lleguen al país.

“Miles de personas inundan los hospitales de la frontera con el propósito de tener un hijo”, dijo el senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, al periódico The Post and Courier.

“Pagan $ 2.500 ó $ 5.000 dólares para escabullirse en el país y de esa manera sus hijos pueden convertirse en ciudadanos. Eso es un incentivo pero sólo es parte del problema”, consideró.

En el pasado, Graham había sido el único senador republicano en apoyar una reforma migratoria.

“La ciudadanía por nacimiento es un error. No conozco otro país que haga eso. Si vas de vacaciones a Inglaterra o Francia y sus hijos nacen allí no obtienen la nacionalidad de esos países”, aseguró.

Graham dijo que se podría introducir un proyecto de ley para cambiar la enmienda número 14 de la Constitución, que concede la ciudadanía “a todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos”.

Jon Kyl, senador republicano de Arizona, y Mich McConnell, senador republicano de Kentucky, estuvieron de acuerdo con la propuesta de Graham.

“(…) Los hijos de los ilegales representan un costo grande en educación y seguro de salud a los gobiernos estatales”, manifestó Kyl.

Para que una enmienda de este tipo prosperara, requeriría del apoyo de dos tercios de las dos cámaras del Congreso, y debería ser ratificada por 39 de los 52 estados.

Aunque es muy poco probable que salga adelante, analistas políticos creen que el objetivo de los legisladores republicanos es obtener apoyo de la ciudadanía de cara a las elecciones legislativas de noviembre.

LEY DE VIRGINIA

La policía del estado de Virginia, en el noreste de Estados Unidos, tiene autoridad similar a la de Arizona para preguntar a los sospechosos que detiene o arresta, sobre su estatus de inmigración.

El Fiscal General del estado, Ken Cuccinelli, señaló que los agentes de la ley pueden hacer preguntas a la gente solo en conexión con asuntos criminales.

No obstante, la autoridad para preguntar si los inmigrantes están en el país legalmente no se extiende a las violaciones civiles como las infracciones a las leyes de zonificación, a menos que la jurisdicción haya llegado a un acuerdo con el Servicio de Inmigración y Aduanas, ICE por sus siglas en inglés.

“La autoridad para arrestar claramente se aplica donde hay una ofensa criminal”, dijo el Fiscal General de Virginia, y agregó que, “es decididamente confusa donde hay una ofensa civil, por tanto”, señaló, “nuestro aviso a los agentes policiales es que en ausencia de un acuerdo con el ICE, no deben hacer arrestos”.

Inquietud en Virginia

Las organizaciones de apoyo a los inmigrantes como es el caso de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), han expresado su preocupación con la situación.

La directora de Comunicaciones de LULAC, Lizette Olmos en diálogo con voanoticias.com, reconoció que “esto es exactamente lo que no queríamos que pasara en otros estados, siguiendo a lo que ya ha ocurrido en Arizona” con la ley estatal de inmigración, donde “si bien se logró una victoria parcial”.

Los representantes de LULAC están en contacto con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, para “seguir buscando la forma de que estas medidas no se implementen”, dijo Olmos. En particular la preocupación respecto de lo que ha sostenido el Fiscal General Cuccinelli, es que “es algo que se puede hacer, por eso es que nuestros abogados están estudiando los anuncios, ya que si bien sostienen que no es obligatorio, si ellos pueden hacer preguntas sobre el estatus migratorio” cuando una persona es detenida en la calle o arrestada.

De hecho, es algo que “ya están haciendo en lugares como Prince Williams y ahora se extendería a todo el estado de Virginia, aunque también mencionaron que deben dar entrenamiento a los policias y eso es algo que todavía no han hecho”.

Al respecto Lizette Olmos aclaró que “yo ya he puesto mi pasaporte en la cartera para el caso de que tenga que responder a estos cuestionamientos”, también destacó que “he visto más circulación de policias en el area de Alexandria”, en el mismo estado de Virginia, frente a la capital, Washington.

También se han emitido alertas a los inmigrantes “para que sepan que si sienten que sus derechos están siendo violados que no hablen con la policía y que se pongan en contacto con una de nuestras asociaciones para que los podamos ayudar”, explicó la directora de comunicaciones de la institución.

Voz de América