Un grupo de activistas encabezado por el empresario Eduardo Giraldo caminó por el frente de los restaurantes de Northern Boulevard el pasado viernes en la noche, en Jackson Heights, Queens, para pedirle a la gente que se ponga el tapabocas. “Hay que vestir tapabocas porque los casos de Coronavirus siguen aumentando, inclusive en este vecindario”, dijo Giraldo a los clientes mientras les ofrecía tapabocas.

En esta zona de Queens se han infectado más de 13,000 personas y más de 1,200 han muerto, en su mayoría inmigrantes latinos.

Francisco Marte, secretario de la Asociación de Bodegueros de Nueva York, habló de cómo esta pandemia enfermó y mató bodegueros en esta ciudad. “Por eso debemos seguir vistiendo tapabocas y guardando la distancia”, dijo Marte.

Liliana Melo, líder del distrito 34 del Partido Demócrata, habló de la importancia de protegernos para que “el contagio no regrese y puedan abrir los restaurantes que han perdido mucho dinero y necesitan nuestra ayuda”.

El fundador de Alianza Ecuatoriana Internacional, Walter Sinche, también se hizo presente para recordarle a la gente y a los dueños de restaurantes “sus responsabilidades en la batalla contra la pandemia Coronavirus”. También dijo que el número de contagios está aumentando en otros estados y en este vecindario.

Algunos dueños de establecimientos dieron la bienvenida a esta iniciativa y algunos clientes aplaudieron, aunque otros se negaron a recibir y vestir el tapabocas.

La noche del viernes estuvo lluviosa y los activistas dijeron que volverán a visitar los restaurantes para regalar tapabocas y concientizar a los clientes sobre esta medida de higiene tan necesario durante esta pandemia.