Un tornado tomó por sorpresa a la Gran Manzana y el condado de Queens fue de los más afectados. Tumbó árboles, destruyó carros, derribó iglesias e inundó sótanos. El chaparrón duró alrededor de 15 minutos, pero dejó a mucha gente sin servicio de trenes. El vecindario de Jackson Heights fue de los más afectados en la ciudad de Nueva York.

El Alcalde Bloomberg tenía previsto pronunciar un discurso en el Pasillo de la Ciencia del Parque Flushing, pero decidió evaluar los daños por su cuenta y hablar con las personas afectadas por la caída de árboles, La estación de trenes de la calle 74 y la avenida Roosevelt era un caos ayer en la noche porque los trenes no prestaban servicio. Uno de los afectados en esa estación fue David Morillo quien se dirigía a Sunnyside: «Esto es terrible, hay mucha gente y nadie sabe cuándo restaurarán el servicio de trenes».

Por ejemplo, la iglesia que está localizada en Northern Boulevard y la calle Main se cayó parcialmente y prudujo mucha congestión en esa vía.

El tornado con vientos de hasta 160 kilómetros

Los árboles caídos sobre autos fue el principal problema que causó el chaparrón en la ciudad de Nueva York. Foto Dámaso González vía Blackberry, corresponsal pro-bono.

provocó graves daños en la ciudad de Nueva York, derribó árboles y líneas eléctricas, generó un caos en el tránsito vehicular, arrancó techos y hasta provocó la muerte de una persona.

Los fuertes vientos provocado por la tormenta de rápido desplazamiento, provocaron la caída de un árbol sobre un árbol que se encontraba estacionado, en una calle del barrio de Queens, provocando la muerte de Iline Levakis, de 30 años.

La mortal tormenta provocó también atrasos en el transporte público y el servicio de trenes. Miles de personas quedaron sin servicio eléctrico.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una advertencia de tornado para Staten Island, que luego fue extendida para los barrios de Brooklyn y Queens. «Una rama de un árbol enorme, como de unos siete metros de largo, voló por toda la calle, subió la cuesta y se detuvo en el aire a 15 metros y comenzó a girar en esta intersección», dijo Steve Carlisle, de 54 años, testigo de la fuerza del tornado.

El Servicio informó que evaluará los daños para determinar si la tormenta, efectivamente, era un tornad