En NYU, desde la izquierda, José Luis Cruz, Julie Menin y el alcalde Bill de Blasio. Fotos Javier Castaño

“El Censo 2020 no es una pelea fácil y ha sido diseñado para quitarnos representación en el Congreso y billones de dólares en recursos para servir a la comunidad”, dijo el alcalde Bill de Blasio en NYU. “Pero la ciudad de Nueva York no se deja intimidar y pelearemos”.
Para pelear contra la administración del presidente Trump, esta ciudad asignó 8 millones de dólares en publicidad para campañas del censo en los medios de comunicación, de los cuales 3 millones son para la prensa étnica.
Julie Menin, directora de NYC Census 2020, dijo que esta ciudad tiene 3.6 millones de inmigrantes y la campaña será en al menos 16 idiomas.
Inmigrantes como Alma, quien en representación de Make the Road New York dijo que este censo es la oportunidad de pelear por las familias y la comunidad. “Soy de Corona, Queens, que es un vecindario difícil de contar y con muy pocos recursos de educación y salud”, dijo Alma.
Larie Daniel-Favors, abogada del Centro de Leyes y Justica Social de Medgar Evers College, alentó a los presentes en el auditorio de NYU a que gritaran a favor del censo. “Soy negra y sé de discriminación, aprendamos de la historia y peleemos juntos por nuestro futuro”, dijo Favors.
El vice alcalde de Estrategias de Iniciativas Políticas, J. Phillip Thompson, dijo que el censo no se trata de simplemente llenar un formulario, “es una pelea civil por la justicia social en esta ciudad y en esta nación”. Thompson criticó la Estatua de la Libertad que se levantó para apoyar la esclavitud de aquel entonces y no es un símbolo de libertad como “como se enseña hasta ahora”. Criticó como en la Guerra Civil de esta nación los negros eran considerados ¾ de humanos, los mexicanos que nacieron en este país fueron deportados como parte del programa Braceros del siglo pasado y los japoneses fueron metidos en campos de concentración después de la Segunda Guerra Mundial.

El auditorio de NYU se llenó con activistas, políticos y representantes sindicales y de medios de comunicación.

“Las familias de inmigrantes siempre llegan a la ciudad de Nueva York a sobrevivir y reunirse con sus familias y por eso los debemos apoyar”, dijo Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina del Alcalde para Asuntos de Inmigración.

También hablaron los concejales Carlos Menchaca y Carlina Rivera. “Todo está conectado al censo”, dijo Rivera. “Debemos de prepararnos para recibir a las familias puertorriqueñas que llegarán a esta ciudad a rehacer sus vidas y también deben de ser contadas en el censo”.

Organizaciones como Alianza Ecuatoriana Internacional, de origen andino, se hicieron presente.

“El censo es parte de nuestra Constitución y CUNY está orgulloso de ser parte de este movimiento”, dijo José Luis Cruz, vice canciller ejecutivo de CUNY.

Lucía Gómez, directora política del NYC Central labor Council, dijo al final del evento que estaba casada de escuchar tanto negativismo sobre el Censo 200. “Los políticos también deberían de destacar las cosas buenas del censo y cómo nos podemos beneficiar”, concluyó Gómez en el auditorio de NYU.

Javier Castaño