“Es un ángel”, dijo el doctor Eduardo Ibarra, encargado de hablar a nombre de la familia de Charles Velásquez, 22, quien murió cuando fue atropellado por un auto que conducía borracha Melissa McKiski, también de 22 años. La abuela María Llenas lloraba sin consuelo este miércoles durante la cremación del cuerpo de su nieto en la capilla del crematorio del cementerio Sant Michael’s de East Elmhurst en Queens.

Alrededor de 200 personas acudieron a despedir a Charles, hijo de Carlos Velásquez, quien fue director del Desfile Nacional Puertorriqueño por varios años, autor de varios libros y conocido empresario de la ciudad de Nueva York. Al cementerio acudieron activistas de la comunidad latina y familiares.

“Creí que había pasado por el peor momento de mi vida”, dijo Carlos Velásquez en alusión a la acusación de la Fiscalía del estado de Nueva York que terminó quitándole el control del Desfile Nacional Puertorriqueño. “Pero esto es mucho peor y nunca estamos preparados para enfrentar esta realidad”. Velásquez recordó algunos de los momentos que compartió con su hijo y mantuvo su compostura, auque su voz se entrecortó algunas veces.

Charles y Carlos Velásquez. Foto familiar

Charles y Carlos Velásquez. Foto familiar

Los compañeros de la escuela y del barrio hablaron sobre la amistad y el cariño que sintieron de Charles, “aunque era algo tímido, pero lleno de vitalidad y emoción”. Decenas de fotografías que había pegado en tres inmensos cartones, dejaban ver la unión familiar y la alegría de Charles. Inclusive la familia de su novia dijo que “lo habíamos adoptado como nuestro hijo”.

Su madre Elizabeth y su hermana Karliz no hablaron en público y permanecieron rodeadas de familiares y amigos que trataban de consolarlas. Entonaron canciones puertorriqueñas.

Myrna Guerra, presidenta del Desfile de la Hispanidad de Nueva York, que se llevará a cabo este domingo 11 de octubre, leyó y le entregó a la familia un documento en el cual exaltan la vida de Charles Velásquez.

Charles fue atropellado por el auto que conducía McKiski a las 13:30 de la madrugada del pasado jueves 1 de octubre en una curva de Old Country Road, en Nassau, Long Island. Bajo los efectos del licor, McKiski abandonó el lugar y fue capturada tres millas más adelante por la policía. Charles, de Bellrose, Queens, murió en el Hospital Universitario Winthrop a las 4:32 de la mañana debido a los golpes que recibió en la cabeza.

Mckiski fue acusada de asesinato en segundo grado, manejar embriagada y abandonar la escena de la fatalidad. Pagó la fianza de 50,000 dólares y deberá presentarse en la corte el jueves 22 de octubre. “Ninguna de las acusaciones ha cambiado”, dijo Brendan Broch, vocero de la Fiscalía de Nassau. “La familia Velásquez también ha venido a reunirse con nuestros abogados”.

Es la primera vez que McKiski enfrenta un problema con la policía, creció en Hicksville, Long Island, vive en Florida y es empleada de una tienda.

Karliz Velásquez sosteniendo la urna con las cenizas de su hermano Charles Velásquz y rodeada de su familia en el cementerio Sant MIchael's. Foto Javier Castaño

Karliz Velásquez sosteniendo la urna con las cenizas de su hermano Charles Velásquez y rodeada de su familia en el cementerio Sant Michael’s de Queens. Foto Javier Castaño

“Siempre te recordaremos con mucho amor”, dijo la abuela Llenas sin contener el llanto y apoyándose en familiares y amigos.

Javier Castaño