Briana Arévalo, atrás, y Jessica Martínez, muy contentas con sus bolsas de utensilios escolares. Fotos Javier Castaño.

Briana Arévalo nació hace 3 años y es aún tímida para hablar, pero sus expresivos ojos dejaban ver su alegría cuando recibió una bolsa llena de utensilios escolares. A su lado estaba Jessica Martínez, de 5 años y quien dijo: “Me gusta la bolsa porque sí. Tiene libros y cuadernos”.

Arévalo es de origen dominicano y Martínez de origen mexicano. Ambas nacieron en Queens y representan la segunda generación de latinos que se están apoderando de este condado.

Alrededor de 200 niños, algunos en compañía de sus padres o familiares, acudieron a la oficina de la concejal demócrata Julissa Ferreras a recibir una bolsa con material didáctico antes de comenzar la escuela esta semana. En la bolsa habían libros de ciencia, lápices, hojas y otros artículos para comenzar a estudiar.

“Esta actividad es muy importante porque ayuda a los padres en una época de crisis económica. Algunos tienen que decidir si compran comida, ropa o utensilios escolares y nosotros los queremos ayudar”, dijo la concejal Ferreras. “También le otorgamos a los niños una tarjeta personal con su foto y huella digital para que los puedan identificar en caso de pérdida, aunque no queremos que eso pase”.

La bolsa con utensilios escolares fue proveída por AmeriGroup Community Care. “Estamos con la comunidad y apoyamos a los niños para que estudien y sean saludables”, dijo Pete León, Director de Desarrollo de Negocios para AmeriGroup Community Care. Esta institución tiene una sede en Jackson Heights y proveen Medicare, Madicaid, Child Health Plus, Famiy Health Plus y Atención Médica Prolongada a más de 20,000 personas de ésta área, en su gran mayoría de origen latino.

AmeriGroup Community Care suministró 200 cajas con libros para que los niños entiendan la naturaleza y el universo y comiencen a abrir su mente a espacios más amplios del conocimiento.

Christine Larrea, de 15 años, y su hermana Melony Larrea, de 9, también recibieron la bolsa con utensilios escolares. “Es una actividad muy bonita porque estamos todos juntos”, dijo Christine, quien vive en un edificio de la calle 92. Al lado de las hermanas estaba su primo Estevan Arias, de 15 años y quien siempre ayuda con la comida en este tipo de actividades.

Ayudando a tomar las fotos y las huellas digitales de los niños estaba Rogelio Martínez, agente de New York Life. “La tarjeta de identificación es una manera de ayudar a la comunidad. Si los niños se pierden o necesitan identificarse por cualquier razón, ésta tarjeta orienta a las autoridades”, dijo Martínez.

Rogelio Martínez, agente de New York Life, ayudando a tomar las huellas digitales y las fotos de los menores Jonathan y Johana Zambrano.

Al lado de Martínez se hallaban los hermanos Jonathan Zambrano, de 9 años, y Johana Zambrano de 7 años. Su mamá Mary Cifuentes es de origen colombiano y no les quitó el ojo de encima cuando estaban haciendo la fila para obtener su tarjeta de identificación. “A veces no tengo dinero para comprar algo y esta bolsa nos ayuda mucho. El ID es también de mucha ayuda en caso de emergencia”, dijo Martínez.

El senador José Peralta estaba programado para asistir a éste evento pero no acudió. Mandó una pancarta bien grande con su nombre y su cargo y la pusieron al lado de la pancarta de la concejal Ferreras.

“Somos una clínica certificada y usamos estos eventos para promocionar nuestros servicios como todo tipo de exámenes físicos para prevenir enfermedades”, dijo Johnny Espinal, especialista en mercadeo y en contactos con la comunidad del Centro de Salud Familiar Casa del Sol, con sede en la calle 108 de Corona.

Durante la actividad se repartieron perros calientes, hamburguesas, papás fritas y bebidas refrescantes.

Niños y padres hicieron fila para recibir comida durante la entrega de bolsas escolares y el otorgamiento de un documento de identidad para los menores.

“La educación es muy importante para nuestro futuro y con estas bolsas rellenas de artículos escolares estamos haciendo la diferencia para que estos niños comiencen el año con una buena nota”, concluyó la concejal Ferreras.