Los lugares adicionales elevan a 15 el número total de bibliotecas de Queens en las que el público puede recoger y devolver libros y otros materiales

La Biblioteca Pública de Queens anunció que reabrirá ocho sucursales adicionales en todo el condado con un servicio limitado de “para llevar” seis días a la semana, a partir del lunes, 10 de agosto a las 10 a.m. Las bibliotecas Central y Flushing permanecen cerradas al público pero abiertas al personal que procesa los materiales y las solicitudes.

Las aperturas adicionales son parte del plan de QPL para reabrir gradualmente sus ubicaciones físicas, protegiendo al mismo tiempo la salud y la seguridad del público y del personal de la Biblioteca. Llamado “El camino de QPL hacia adelante en la era del COVID-19”, el plan está disponible aquí/here.

Además de las sucursales de la Biblioteca en Bayside, Bellerose, East Elmhurst, Kew Gardens Hills, Laurelton, Long Island City y Península – que han acogido a más de 3.200 personas que han sacado 8.500 artículos, y han tenido 17.300 solicitudes y 28.000 devoluciones desde la reapertura el 13 de julio – Whitestone, Astoria, Cambria Heights, Jackson Heights, Queensboro Hill, Rego Park, Ridgewood y South Ozone Park también ofrecerán un servicio para llevar.

“Estos números, junto con la respuesta muy positiva de nuestro personal y usuarios, indican una fuerte demanda de nuestros recursos”, dijo el Presidente y Director Ejecutivo de QPL, Dennis M. Walcott. “Más importante aún, hemos escuchado a muchas personas que han dicho que se sienten seguras y protegidas en nuestras sucursales, ya sea que estén trabajando en ellas o visitándolas”.

Bajo el modelo de “para llevar”, los usuarios pueden recoger los materiales en un área designada de cada edificio y dejarlos en máquinas de devolución exteriores. Los materiales pueden ser solicitados en línea, a través de la aplicación QPL, o por teléfono.

Los horarios en los 15 lugares son: 10 a.m. a 5 p.m. Lunes, miércoles, viernes y sábado (con una hora de cierre de 1 a 2 p.m. para la limpieza); 1 p.m. a 5 p.m. el martes; y 12 p.m. a 7 p.m. el jueves (con una hora de cierre de 3 a 4 p.m. para la limpieza)

Al igual que los otros siete edificios que se utilizan actualmente, los ocho adicionales se someterán a una limpieza exhaustiva y todos los materiales devueltos se apartarán o “pondrán en cuarentena” durante 96 horas antes de volver a ponerlos en circulación, de acuerdo con las recomendaciones de los expertos.

“Lo que impulsó nuestra decisión de reabrir más locales fue la adhesión de todos a nuestros protocolos de seguridad, y otros factores como las bajas tasas continuas de infecciones por el COVID-19 en toda la ciudad y la fluidez del flujo de usuarios y personal”, dijo Walcott.

Además, todo el personal y los visitantes deberán llevar máscaras y practicar el distanciamiento físico. Se dispondrá de desinfectante para las manos en todas las sucursales abiertas. En este momento, no habrá programas públicos en el lugar, navegación, disponibilidad de salas de reuniones, asientos, computadoras públicas, o servicio de referencia en persona, y no se aceptarán donaciones de libros.

Los usuarios pueden sacar materiales sin acumular multas hasta el 1 de octubre del 2020, y los bloqueos de la tarjeta de la biblioteca por multas se levantarán temporalmente. Las solicitudes de tarjetas de la biblioteca serán aceptadas sólo en línea, y las tarjetas pueden ser recogidas en uno de los lugares que ofrecen el servicio para llevar.  Dependiendo de las experiencias de los lugares iniciales y según lo permitan las circunstancias, QPL abrirá gradual y cuidadosamente más sucursales y proporcionará servicios adicionales. Además, la Biblioteca continuará invirtiendo en programas virtuales, libros electrónicos y otros recursos en línea.