Wikileaks quiere que Google y Facebook releven las citaciones judiciales que posiblemente recibieron de una corte federal estadounidense que investiga cómo Wikileaks obtuvo tanta información clasificada.

“Este es un caso de espionaje secreto de los Estados Unidos”, argumentó Wikileaks en Estocolmo. “Es una forma de hostigamiento”.

Una corte del estado de Virginia está tratando desde el mes pasado de obligar a Twitter a entregar sus archivos relacionados a los documentos que reveló Wikileaks. Sin embargo, fue Twitter el que reveló que está siendo presionado por la corte a que entregue esa información.

El gobierno estadounidense no sólo quiere impedir que sigan saliendo más documentos que comprometan a su gobierno y cuerpo diplomático, sino que quiere saber cómo Wikileaks obtuvo esos documentos que también pueden revelar actuaciones deshonestas de los bancos internacionales.

El gobierno de los Estados Unidos quiere saber cómo trabajaron y se comunicaron Julian Assange, fundador de Wikileaks, Bradley Manning, el soldado estadounidense acusado de robarse los documentos, el irlandés Brigitta Jonsdottir, y el hacker o experto en penetrar computadores, el holandés Rop Gonggrijp.

El gobierno de los Estados Unidos está buscando la manera de conocer cómo trabajaron estas cinco personas y por eso le exigió a Twitter, Facebook y Google que revelaran los archivos personales de estos implicados, incluyendo la información en sus computadoras personales.

Otro implicado es Jacob Applebaum, un programador estadounidense cuyos teléfonos y computadores fueron confiscados por el gobierno de esta nación cuando regresaba de Europa en julio del año pasado.

Eric Holder, fiscal general de los Estados Unidos ha dicho que estudian la posibilidad de acusar a Assange de espionaje. También se ha filtrado que el gobierno está tratando de negociar un acuerdo con Manning para que hable y le reduzcan las acusaciones o simplemente lo dejen tranquilo.

Wikileaks, que publicó recientemente miles de documentos de la diplomacia estadounidense, dijo que un tribunal de ese país pidió a la red Twitter datos sobre sus actividades, lo que da cuenta, sostuvo, de una indagación secreta en su contra.
Twitter tiene base en San Francisco y recibió un pedido para que proporcione información sobre Wikileaks, objeto de una serie de acciones hostiles desde que publicó los documentos diplomáticos que causaron incomodidad al gobierno norteamericano.
“El Departamento de Justicia norteamericano reclama los mensajes privados, los contactos, las direcciones y detalles personales de la cuenta de Julian Assange y de otras tres personas asociadas a Wikileaks”, escribió el portal informativo.
Agregó que “hay razones para creer que Facebook y Google, entre otros, recibieron intimaciones similares por parte de la justicia norteamericana”.
Cuando el gobierno estadounidense expresó malestar y rechazo por las publicaciones de Wikileaks, empresas de ese país lanzaron acciones hostiles contra el portal, como bloquearle la recepción de pagos y el giro de fondos.
“Wikileaks se opondrá a esta intimación”, dijo el sitio fundado por Julian Assange, que está en libertad condicional en Gran Bretaña a raíz de un pedido de Suecia de extradición, por acusaciones de violencia sexual.