Imagen del video de los mineros en Chile que ha sido visto por millones de personas en el mundo.

La imágen de los mineros chilenos saludando a sus familiares y amigos desde la profundida de la mina en donde están atrapados, ha llenado a los chilenos de esperanza y amor patriótico. En el video cantan el himno nacional de Chile. El gobierno de Chile le ha pedido a la NASA que los ayude a salir del agujero lo más pronto posible. Se ven demacrados, pero optimistas. Los familiares, que están recibiendo apoyo, mostraron su júbilo con saltos, gritos y palabras de esperanza. La comunicación entre los mineros atrapados y quienes están en la superficie se lleva a cabo por intermedio de un conducto por donde bajan alimentos y otros objetos, pero no tan ancho como para deslizar un cuerpo humano.

«En estos momentos se ven las cosas grandes que hay en Chile». Emocionado, Luis Urzúa, el jefe de turno de la mina San José y ahora líder de los 33 mineros que permanecen atrapados, no puede contener la emoción y sus palabras apenas salen de su garganta.

«Estamos todos ansiosos de poder salir afuera y saludar a nuestras familias, a nuestros compañeros, a los que han trabajado día y noche afuera, a la familia minera y a los 17 millones de chilenos», dice.

Sus palabras se unen a los de sus compañeros en la grabación que ayer llegó al campamento Esperanza y donde, por primera vez, se puede observar su condición física y el detalle de cómo han sobrevivido en estas tres semanas. «Quiero agradecer a todos mis compañeros, a las familias de tener ese coraje de no dejarnos desamparados», dice Carlitos frente a la cámara.

Visiblemente delgados, demacrados, con barba, los mineros se mostraron enteros y de buen ánimo. Mario Sepúlveda, transformado en un líder improvisado, motivó a los mineros para que enviaran sus saludos a través de la cámara que los quipos de rescate enviaron el miércoles y que recibieron de regreso ayer en la tarde. «Sáquennos luego, por favor», fue el llamado de Edison Peña.

La organización

Duermen en tres sectores diferentes, tienen un sector donde sacan el agua para sus necesidades básicas y uno de sus lugares principales es «el casino», como le llaman. Así están organizados los 33 trabajadores al interior de la mina. «Este es el lugar donde nosotros nos entretenemos, jugamos cartitas, inventamos un dominó y nos entretenemos. Hacemos reunión todos los días, acá planificamos, acá oramos», cuenta Sepúlveda, mostrando un paneo por el lugar.

En el video se muestra uno de los trabajadores llegando en un montacarga. Ese es el medio de transporte.

Uno de los grandes problemas: la humedad. «El tema no es menos grave, por la humedad. Es el problema más grave. Entonces, con esto esperemos que de alguna u otra forma lo analicen», dice Sepúlveda. Por ello, están evaluando cambiarse de campamento, «para alejarnos de la humedad. Corrernos al sector 75 para hacer un nuevo campamento en esos lados».

Luego, las imágenes muestran el refugio que tenía la mina, el cual ahora es ocupado principalmente como dormitorio. «Este es el famoso refugio», dice Sepúlveda, mostrando el letrero de la empresa que consigna el lugar. «Acá se supone que había condiciones para estar nosotros. Pero cuando estuvimos adentro se nos cortó la luz, la energía, el aire que tenemos «.

Dentro de la organización están dos personas que se turnan en el lugar donde llegó el primer sondaje. «Acá hacen guardia a la linda y hermosa paloma que llega con nuestros alimentos».

También está el líder espiritual, que es José Ojeda: «Saludo al pueblo de Dios, que clama por nosotros. Que Dios los siga bendiciendo y fortaleciendo».

Todos los mineros envían sus saludos, algunos se emocionan y lloran mientras Sepúlveda, el que dirige las imágenes, los alienta. El boliviano Carlos Mamani dijo: «Envío un saludo para mi esposa, para mis suegros que están allá y saludo a Bolivia que me están viendo».

Otros de los personajes es Víctor Segovia, quien está dedicado a escribir todo lo que ha ocurrido desde el día del derrumbe, en una especie de bitácora.

«Este es el ánimo que tratamos de mantener. Estamos contentos, seguros porque en este país hay gente grande, con poder, y junto con el grupo humano y la tecnología actual pronto nos tendrán fuera. Estoy muy agradecido de este Chile», dice Sepúlveda.

Y el minero, en un mensaje conmovedor termina reivindicando al minero chileno: «Acá, amigos míos, y este es un mensaje para el pueblo entero, la familia minera no es aquella familia que conocieron hace 100 años atrás. Hoy día, el minero es un minero educado, es un minero que se puede hablar con él, es un minero que usted puede sacar pecho compadre y se puede sentar en cualquier mesa de Chile. Un beso grande para todo Chile», dice emocionado.

El registro termina con todos cantando el himno nacional.

La Tercera