Juan Guaidó trató de ingresar a la Asamblea Nacional el domingo en la noche, pero la Guardia Nacional se lo impidió.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, prometió que la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, volverá a sesionar el martes en el Palacio Federal Legislativo como corresponde.

En un mensaje de Twitter el domingo por la noche, Guaidó lamentó “el bochornoso show de la dictadura para intentar impedir lo inevitable: que a pesar de perseguir y encarcelar, no han doblegado el espíritu de lucha de los diputados y el de toda Venezuela”.

Juan Guaidó  ✔ @jguaido   En respuesta a @jguaido

‘Hace un año, la dictadura jamás imaginó que hoy la tendríamos en una situación tan comprometida como esta. Por eso hoy intentó arrebatar el Parlamento.

Ese camino no les ha funcionado ni les funcionará. Venezuela está firme y bien representada. #ANFirmeConVzla’

La Asamblea Nacional venezolana tuvo que sesionar el domingo en una sala del diario El Nacional, después de que la Guardia Nacional Bolivariana impidiera el acceso a Guaidó y a muchos de los diputados opositores.

En la sesión en El Nacional, 100 diputados eligieron a la junta directiva de la Asamblea Nacional y ratificaron a Juan Guaidó como presidente encargado del país. Guaidó también fue nuevamente elegido por los diputados como presidente de la legislatura.

Sin embargo, la bancada oficialista y un grupo de diputados que había sido separado de la oposición juramentó anteriormente el domingo al diputado Luis Parra como nuevo presidente de la Asamblea Nacional, con sólo la presencia de los 51 parlamentarios, cuando el quórum mínimo por ley es de 84.

La oposición calificó la elección de Parra como un “golpe al Parlamento”, pero ahora, al menos nominalmente, el cuerpo legislativo tiene dos presidentes.

¿Quién es Luis Parra?

Parra, de 41 años, fue coordinador del partido Primero Justicia (PJ), una de las fuerzas opositoras con mayor presencia en el Parlamento, en el estado Yaracuy, al centro-Norte del país, entidad por la que ganó su curul en diciembre de 2015.

Sin embargo, fue apartado de PJ en diciembre de 2019 tras ser acusado por investigaciones periodísticas de intentar favorecer a un empresario colombiano relacionado con programas de alimentación del gobierno.

Sus colegas parlamentarios también lo señalan como uno de los líderes de lo que han llamado “Operación Alacrán”, dirigida para supuestamente comprar diputados para que no reeligieran a Guaidó.

¿Cuál fue la reacción internacional?

Países de la región, Estados Unidos, el Grupo de Lima y la Unión Europea rechazaron los sucesos en Venezuela el domingo.

Estados Unidos calificó de “farsa” la elección de Parra. El secretario de Estado, Mike Pompeo, felicitó a Guaidó en un comunicado por su reelección, y catalogó de “ilegales” las acciones del gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

Pompeo felicita a Guaidó por su reelección y condena “esfuerzos fallidos” de Maduro

Michael Kozak, subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, también cuestionó en un tuit la legalidad de la votación oficialista y afirmó que Juan Guaidó “sigue siendo presidente interino de Venezuela bajo la Constitución”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, también reiteró su apoyo a Guaidó.

“La Secretaría General de la OEA saluda la reelección del Presidente Encargado y Presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó llevada a cabo en la tarde de hoy ajustada a derecho, con el apoyo de 100 parlamentarios y cumpliendo con el quórum normativo correspondiente”, dijo Almagro en un comunicado.

¿Qué sucederá ahora?

La situación ahora en Venezuela es nueva y la incertidumbre es si el gobierno en disputa de Maduro impedirá de nuevo a los diputados oficialistas acceder a la sede de la Asamblea Nacional o intentará mantener legislando a un cuerpo estrictamente oficialista con menos legisladores que los requeridos por la ley.

La Asamblea Nacional es el único de los cinco poderes públicos de la nación suramericana en manos de la oposición. Guaidó es reconocido por al menos 56 países como el presidente interino del país y contaba con el respaldo de la comunidad internacional para su reelección de la Asamblea.

El gobierno de Maduro no dio explicaciones de lo sucedido el domingo, y el propio presidente en disputa solo se limitó a apoyar la elección de Parra en un mensaje de Twitter.

Según reporteros de la Voz de América en el Palacio Federal Legislativo el domingo, las autoridades que impidieron entrar a los legisladores de la oposición solo dijeron que tenían que estar en una lista del Ministerio de Información y Comunicación, no en la acreditada por el equipo del Parlamento.

Los analistas opinan que los hechos del domingo no ayudaron a mejorar la imagen del gobierno en disputa de Maduro y que, según dijo a la Voz de América el politólogo de la Universidad Central de Venezuela, Félix Seijas, sufrió un severo revés al exponerse ante el mundo como “una figura autoritaria al que sólo le ha faltado meter una tanqueta al hemiciclo de la Asamblea”.

Según Luis Salamanca, catedrático de la Universidad Central de Venezuela, “al final del día, la imagen que queda en la mente de todo el mundo será la de Guaidó intentando cruzar la verja de la Asamblea Nacional”. Voa

RECHAZO AL REGIMEN DE MADURO

Países de la región expresaron este domingo su descontento sobre el desarrollo de la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional venezolana, en la que resultó electo un diputado separado de la oposición y a la que el presidente Juan Guaidó y demás parlamentarios opositores no tuvieron acceso.

La Voz de América pudo comprobar que miembros de la Guardia Nacional bloquearon el domingo la sede de la Asamblea Nacional, impidiendo la entrada de varios legisladores.

Guardia Nacional Bolivariana bloquea inmediaciones de la Asamblea Nacional de Venezuela

Un comunicado del Grupo de Lima, la iniciativa diplomática que ha buscado encontrar salidas a la crisis que padece Venezuela, expresó la preocupación de sus miembros por lo ocurrido este domingo.

“El Grupo de Lima sigue con extrema preocupación los eventos que se suceden en Venezuela y hace un llamado a la comunidad internacional para trabajar de manera conjunta en apoyo a la recuperación de la democracia y el establecimiento del Estado de derecho en ese país”, indicó el texto.

El grupo además condenó “el uso de la fuerza por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro” que impididó el acceso a varios de los diputados de la Asamblea Nacional a la sesión del domingo.

El Grupo de Lima lo integran gobiernos de países como Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Guatemala, Guyana. Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y el gobierno encargado de Venezuela.

Uno de los primeros en reaccionar fue la Embajada Virtual de EE.UU. en Venezuela. A través de su cuenta de Twitter, aseguró que impedir la entrada de diputados opositores y a la prensa al Palacio Federal Legislativo con piquetes de la Guardia Nacional “demuestra que Maduro le tiene miedo a la verdad y quiere robar la libertad del pueblo”.

Ante la juramentación de Luis Parra como cabeza del Poder Legislativo venezolano, indicaron que el acto “va completamente en contra de la voluntad del pueblo y de las leyes que gobiernan el proceso”.

Oficialismo juramenta a Luis Parra en votación sin opositores y toma la sede del Parlamento

Por su parte, Colombia, a través del Twitter de su cancillería, condenó el hecho de que no se les haya permitido el acceso de los parlamentarios de la oposición y alertó a la comunidad internacional sobre el “uso de la violencia” en su contra.

“El resultado de un proceso de elección de la Mesa Directiva realizado de manera fraudulenta, sin transparencia ni garantías, no será reconocido por el Estado colombiano”, afirman en la publicación.

Brasil, en la voz de su canciller Ernesto Araujo, también condenó lo sucedido en los alrededores de la sede del Palacio Federal Legislativo. Acompañado con un video donde se ve el forcejeo de Guaidó y otros diputados con la Guardia Nacional, aseguró que la votación de este domingo era “vital” para la democratización de la nación suramericana y que su país no reconocerá “ningún resultado de esta violencia y afrenta a la democracia”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, Antonio Rivas Palacios, también deploró “la represión violenta” de los cuerpos de seguridad del Estado “con la finalidad de impedir la elección de su nueva directiva”.

En el caso de Bolivia, a través de una comunicado de su cancillería, rechazó “la manipulación e intervención de Nicolás Maduro” en las decisiones de la Asamblea Nacional. Reiteró su apoyo a Juan Guaidó.

La reacción de otro país cercano, Ecuador, tampoco se hizo esperar. El presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, calificó de atropello lo sucedido e indicó que aleja aún más a Venezuela “de la senda democrática”. “¡Nuestra solidaridad con las fuerzas democráticas del hermano país!”, agregó.

Incluso Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos, indicó a través de su red social que condenaba “los sucesivos actos de violencia contra la Asamblea Nacional”.

Rechazó “la acción de usurpación realizada contraria a la legitimidad constitucional y a las mayorías de la AN”.

Igualmente, se supo de manera extraoficial que en las próximas horas habrá un pronunciamiento de la Unión Europea por lo sucedido.

Parra y parte de la junta directiva elegida entre el oficialismo y un grupo disidente de la oposición están señalados por supuestamente haber actuado en favor de un empresario colombiano relacionado con las cajas de comida del gobierno en disputa.

El ministro de información y comunicación del gobierno de Maduro, Jorge Rodríguez, aseguró en su cuenta de Twitter que, de haber querido, Guaidó “hubiera entrado por la puerta”. Acompañó el mensaje con una foto en la que se ve a los diputados Stalin González, Juan Pablo Guanipa y Henry Ramos Allup dentro del hemiciclo.

La Asamblea era el único de los cinco poderes públicos de la nación suramericana en manos de la oposición. Guaidó es reconocido por al menos 56 países como el presidente interino del país y contaba con el respaldo de la comunidad internacional para su reelección de la Asamblea. VOA